Beneficios del aceite de coco como suplemento

El aceite de coco es una "grasa buena", según el Dr. Weston Price, un dentista que viajó por todo el mundo descubriendo los beneficios del consumo de este aceite en los habitantes de las islas del Pacífico. Las grasas esenciales, como el aceite de pescado, son grasas que deben estar en la dieta. A pesar de que el aceite de coco no es esencial, es una poderosa grasa saturada que aporta muchos beneficios. Los suplementos de aceite de coco pueden incrementar la inmunidad, ayudar a combatir las enfermedades y contribuir con la digestión.

¿Por qué los suplementos de aceite de coco son beneficiosos?

El aceite de coco contiene tres ácidos grasos importantes que previenen enfermedades; estos ácidos grasos incluyen ácido láurico, ácido caprílico y ácido cáprico. El 50 por ciento de los ácidos grasos presentes en el aceite de coco son ácido láurico, según informa el sitio web coconutoil.com. En el cuerpo, este ácido se convierte en monolaurina, que es responsable de luchar contra virus y bacterias. Según Dr. Jon K. Kabara, investigador de lípidos en la Universidad de Michigan, además del aceite de coco, la única fuente de ácido láurico es la leche materna. El Dr. Kabara, quien escribió el libro “Fats are Good for You and Other Secrets", junto con Centers for Disease Control, descubrieron que los ácidos grasos, incluyendo el láurico y el caprílico, generan efectos adversos en ciertos microorganismos estancados en el cuerpo. Las grasas saturadas en el aceite de coco se conocen como triglicéridos de cadena media, lo que significa que la cadena de grasa saturada es más corta que la de las grasas animales. El cuerpo maneja la grasa de cadena media de forma positiva. Los triglicéridos de cadena media se metabolizan con rápidamente y no se almacenan en forma de grasa. El ácido caprílico contribuye con la digestión porque equilibra las bacterias en el intestino. Según el Dr. Weston Price, la monolaurina también inhibe la obstrucción de las arterias, de modo que ayuda en la prevención de enfermedades cardíacas.

Suplementos o aceite del frasco

Tomar un suplemento de aceite de coco ofrece más ventajas que consumir aceite directamente del frasco. El aceite tiene un sabor particular y puede ser desagradable. Los suplementos no proporcionan ningún sabor después de consumirlos, a diferencia de los suplementos de aceite de pescado. Además, las cápsulas se transportan con facilidad y ocupan muy poco espacio; de modo que son convenientes para los viajes. El aceite que se comercializa en frasco de cristal es ideal para cocinar, pero se puede endurecer cuando se encuentra en un lugar fresco, y resultará difícil usarlo.

Consideraciones de los suplementos

La dosis se debe controlar con cuidado. Es aconsejable comenzar con una cantidad pequeña. Según Udo Eramus, autor del libro “Fats that Heal, Fats that Kill”, una excelente fuente rápida de energía para los atletas sería una dosis de 1 cucharada; una dosis superior puede afectar al estómago. Para una salud óptima, se recomienda consumir 10 gramos por día. Hay ciertos factores que se deben tener en cuenta cuando adquieres suplementos de aceite de coco. La cápsula no debe tener aditivos ni lubricantes. Las cápsulas clasificadas como orgánicas y de absorción fácil aseguran la calidad. También es útil conocer la fuente y el proceso de fabricación del aceite.

Más galerías de fotos



Escrito por cheryl murphy | Traducido por vanesa sedeño