Los beneficios de dejar de fumar en los senos paranasales

Fumar es una adicción difícil de superar. Según el Instituto Nacional del Cáncer, los beneficios de dejarlo comienzan poco después de hacerlo y se siguen acumulando con el tiempo. Muchos de estos cambios positivos afectarán tus senos y cavidades nasales y mejorarán tu capacidad para respirar.

Infección en los senos nasales

Puedes disminuir las probabilidades de contraer una infección en los senos paranasales si dejas de fumar, según el Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas. Fumar puede contribuir a esta infección de dos maneras. En primer lugar, el humo del cigarrillo es un irritante para la nariz y las fosas nasales. También produce resequedad en los senos y las cavidades nasales. Ambos efectos hacen que sea más difícil para los senos nasales resistir una infección. Después de dejar de fumar, podrás ayudar a limpiar los senos nasales de cualquier irritante con un aerosol nasal salino. Esto humectará la cavidad nasal y permitirá la producción de moco para reducir la irritación en tus conductos nasales.

Cáncer

Dejar de fumar reduce los riesgos de varios tipos de cáncer. Entre ellos el cáncer de seno paranasal y de la cavidad nasal. Tu cara tiene cavidades de senos paranasales en cuatro áreas diferentes: por encima de los ojos y debajo de los ojos, entre los ojos y detrás de la nariz. Los signos de este tipo de cáncer pueden confundirse con otras enfermedades. De acuerdo con la Universidad de Minnesota, los síntomas incluyen sangrado nasal; bultos en el paladar, en el interior de la nariz o en la cara, e incluso secreción nasal normal.

Otros beneficios

Fumar puede causar tos por varias razones, una de ellas es debido a un goteo de los senos nasales irritados. Dejar de fumar ayudará a que estos se curen y que el goteo se detenga. Como las terminaciones nerviosas de los conductos nasales se regeneran, tu sentido del olfato mejorará, explica el Instituto Nacional del Cáncer. La respiración y la energía mejorarán con el tiempo a medida que los senos paranasales, cavidades nasales y los pulmones, se vuelvan más fuertes.

Más galerías de fotos



Escrito por sophie stillwell | Traducido por daniela fedorov