Beneficios de la curcumina

Un clásico de la medicina tradicional de la India, la curcumina es un compuesto químico hallado en la cúrcuma, una planta herbácea perenne miembro de la familia del jengibre. La cúrcuma, cuyo nombre científico es curcuma longa, es probablemente mejor conocida como uno de los ingredientes clave del polvo de curry. Aunque la evidencia anecdótica de los beneficios medicinales de la curcumina ha existido por largo tiempo, estudios de investigación, la mayoría de ellos realizados sobre animales e in-vitro indican que la sustancia tiene interesantes propiedades antioxidantes, antiinflamatorias e incluso anticancerígenas. Aún no está claro qué tan efectiva será la curcumina cuando se pruebe de forma amplia en seres humanos

Propiedades anti-edad

En un artículo de 2013 de "BioFactors", un equipo de investigadores chinos y americanos publicó su informe de estudios recientes sobre las propiedades anti-edad de la curcumina. Estos estudios se han enfocado en la habilidad de la curcumina de enlentecer el proceso de envejecimiento en organismos modelos. El éste se cita evidencia de una serie de estudios que muestran que la curcumina incrementa la vida media de tres organismos, el gusano nematodo redondo, la especie drosophila de mosca de la fruta y ratones. Los investigadores concluyen que las propiedades de extensión de la vida de la curcumina parecen basarse en "una regulación benéfica de las respuestas oxidativas comunes al estrés y relacionadas con los genes del envejecimiento", dejando una buena base para futuros estudios clínicos en seres humanos.

Puede ayudar a combatir la obesidad

Al enfrentarse con una epidemia mundial en expansión de obesidad, los investigadores siempre están en búsqueda de formas de revertir esta tendencia alarmante, y el resultante incremento en desórdenes relacionados, como la diabetes tipo 2 y la enfermedad cardiovascular. Dos investigadores bioquímicos egipcios han estudiado los efectos de la curcumina, de forma separada y luego usada en combinación con resveratrol, en un grupo de estudio de ratas diabéticas y obesas. El resveratrol, un compuesto hallado en el vino tinto y en ciertas plantas, ha mostrado tener propiedades antioxidantes. En el reporte de los resultados del estudio, en el número de marzo de 2013 de "Molecular & Clinical Pharmacology", los investigadores afirman que la curcumina tuvo beneficios terapéuticos tanto solo como en combinación. Sin embargo, juntas, la curcumina y el resveratrol fueron efectivas en prevenir un aumento del peso corporal y de los niveles de glucosa en sangre, mientras que también mejoró el índice de resistencia a la insulina de los animales de prueba.

Combate la depresión

Un equipo de investigadores indios en farmacología realizó un estudio clínico en pequeña escala para determinar si la curcumina tenía potencial como tratamiento para la depresión. Se estudió un grupo de 60 pacientes diagnosticados con trastorno depresivo mayor. Algunos pacientes recibieron dosis diarias de 1.000 miligramos de curcumina, mientras que otros recibieron 20 miligramos de fluoxetina, un antidepresivo de venta bajo receta ampliamente utilizado. Un tercer grupo de pacientes recibió una combinación de ambos. Aunque el efecto anti-depresivo era mayor en el grupo que recibió ambos compuestos, los pacientes tratados con curcumina y con fluoxetina mostraron buenos resultados. En una publicación en internet del artículo de "Phytotherapy Research", el equipo afirmó que el estudio brindó la primera evidencia clínica de que la curcumina es una opción segura y efectiva de tratamiento para pacientes con trastorno depresivo mayor. Además, el estudio demostró que la curcumina no produce pensamientos suicidas u otros signos de trastorno psicótico.

Propiedades anti-cancerígenas

En uno de los varios estudios sobre el potencial de la curcumina como agente anti-cancerígeno, investigadores italianos exploraron la efectividad de la curcumina para el tratamiento del cáncer de páncreas. Al momento, el agente quimoterapéutico más ampliamente utilizado es la gemcitabina, que tiene muchos efectos adversos desagradables. El equipo de investigación probó la curcumina tanto in-vitro como en un modelo de cáncer pancreático humano en ratones. El informe de los hallazgos se publicó en el número de 2013 de "BioMed Research International", y se afirmó que el estudio concluyó que la curcumina inhibía significativamente la propagación de células cancerígenas y ayudaba a acelerar la muerte programada de las células malignas. Estos hallazgos, afirman, muestran que la curcumina tiene un gran potencial para el tratamiento del cáncer pancréatico en seres humanos.

Más galerías de fotos



Escrito por don amerman | Traducido por mike tazenda