Beneficios de la cúrcuma en polvo

La cúrcuma (Curcuma longa) pertenece a la familia del jengibre (Zingiberaceae) y se produce de forma natural en el sur de Asia y la India. Los suplementos de cúrcuma provienen de los rizomas de la planta, que presentan la piel áspera de color café y una pulpa de color naranja oscuro. Conocida por su fragante aroma y un sabor ligeramente amargo, la cúrcuma es una especia culinaria común en la cocina india. También es posible encontrarla en forma de extracto, cápsulas y en polvo líquido. Los sistemas tradicionales de medicina oriental han utilizado durante mucho tiempo el polvo de cúrcuma para tratar una variedad de condiciones médicas.

Ayuda a la digestión


El University of Maryland Medical Center (UMMC, por sus siglas en inglés) informa que la cúrcuma contiene curcumina.

El University of Maryland Medical Center (UMMC, por sus siglas en inglés) informa que la cúrcuma contiene curcumina, un agente que podría estimular la vesícula biliar para la producción de más bilis. Esto puede ayudar a mejorar una variedad de problemas digestivos, como gases y la hinchazón. De acuerdo con el Beth Israel Deaconess Medical Center, tomar una dosis de polvo de cúrcuma también puede aliviar los síntomas de la dispepsia, sobre todo de las náuseas, la pérdida de apetito, los eructos y el malestar estomacal. La curcumina también puede tratar eficazmente diversas enfermedades inflamatorias del intestino (IBD), incluyendo enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa. El sitio web World's Healthiest Food's añade que la curcumina podría incluso ayudar a inhibir los agentes inflamatorios que causan la aparición brusca de la colitis. El UMMC advierte que la curcumina a veces aumenta los niveles de ácido estomacal, lo que significa que no debes usar suplementos de cúrcuma para el tratamiento de las úlceras estomacales. Los suplementos de cúrcuma también pueden aumentar tus niveles de ácido estomacal en caso de que estés tomando Nexium, Prevacid, Zantac, Tagamet o Pepcid.

Reduce el colesterol


La cúrcuma puede ayudar a lograr niveles más bajos de colesterol.

Según el University of Maryland Medical Center, investigaciones antiguas indican que la cúrcuma puede ayudar a lograr niveles más bajos de colesterol en la sangre y evitar que la lipoproteína de baja densidad (LDL) se acumule en las arterias, condición conocida como aterosclerosis. Mantener los niveles de LDL bajos puede reducir tu riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares o ataques al corazón. La cúrcuma también evita que las plaquetas se agrupen, lo que significa que podría ser capaz de detener la formación de coágulos en las paredes de las arterias.

Previene el cáncer


Esto se logra mejorando la función de tu hígado.

El University of Maryland Medical Center informa que la curcumina hallada en el polvo de cúrcuma podría ser capaz de inhibir o incluso prevenir varios tipos de cáncer, incluyendo los de colon, de piel, de pecho y de próstata. La cúrcuma podría ser capaz de prevenir el cáncer ya que sus propiedades antioxidantes evitan que las células se dañen. También puede suprimir el crecimiento de células cancerosas simplemente mediante la inhibición de los vasos sanguíneos que suministran las células cancerosas. La página web World's Healthiest Foods añade que la curcumina ayuda a tu cuerpo a destruir las células cancerosas, lo que hace que sean incapaces de propagarse. Esto se logra mejorando la función de tu hígado.

Otros posibles beneficios


El University of Maryland Medical Center informa que la cúrcuma reduce los niveles de azúcar en la sangre.

El University of Maryland Medical Center informa que la cúrcuma reduce los niveles de azúcar en la sangre en animales diabéticos. Sin embargo, los suplementos de cúrcuma también podrían aumentar los efectos de los medicamentos anti-diabéticos y aumentar el riesgo de presentar niveles bajos de azúcar en la sangre, una condición conocida como hipoglicemia. Andrew Weil (MD) sugiere que la cúrcuma podría incluso ayudar a prevenir y tratar la enfermedad del Alzheimer. Hay estudios que indican que la curcumina ayuda a bloquear la formación de la placa que, se cree, provoca la enfermedad del Alzheimer. El National Center for Complementary and Alternative Medicine (NCCAM, por sus siglas en inglés) afirma que que la aplicación de cataplasmas de cúrcuma en polvo directamente sobre la piel podría ayudar a tratar el eccema y curar heridas menores. La página web World's Healthiest Foods afirma que las propiedades antioxidantes de la cúrcuma podrían incluso ayudar a detener la inflamación que causa la artritis.

Más galerías de fotos



Escrito por amber kelsey | Traducido por guido grimann