Beneficios de las clases de ciclismo interior

Quemar calorías y conseguir un buen entrenamiento cardiovascular no tiene por qué ser aburrido. El ciclismo es una excelente manera de hacer las dos cosas, pero no siempre es conveniente para las personas. El clima, la luz del día o la falta de equipo pueden restringir a algunos a realizar ciclismo al aire libre. Las clases de ciclismo estacionario están diseñadas como una actividad alternativa de interior y pueden proporcionar muchos beneficios al estado físico.

Equipamiento

Las clases de ciclismo interior están equipadas con bicicletas fijas modernas que son completamente personalizables. El asiento y el manillar pueden ajustarse para adaptarse a tus piernas y brazos. También puedes controlar tu tensión o resistencia en la bicicleta, dependiendo de tu nivel de condición física y de cuán desafiante deseas que sea el entrenamiento.

Instructores

Las clases de ciclismo interior están dirigidas por instructores entrenados. No tienes que pensar en qué tipo de ejercicio hacer, porque ellos tendrán el entrenamiento pre-planificado. Los instructores están especialmente entrenados en el uso de las bicicletas y la forma de ayudarte a conseguir un entrenamiento eficaz. La mayoría de los instructores también realizarán ejercicios coreografiados con música, así también tienes la ventaja añadida de disfrutar de canciones que te motiven.

Ambiente

Debido a que estás en un ambiente interior, las clases de ciclismo estacionario eliminan posible viento, frío o lluvia, y puedes realizarlo durante todo el año. Tampoco tienes que preocuparte por terrenos irregulares, la oscuridad o el tráfico. Las bicicletas estáticas permiten ajustar la tensión para simular subidas. Así que aunque no estás desplazándote, aún puedes obtener los beneficios de realizar ciclismo al aire libre con un cambio en la elevación. Además, tienes la camaradería de un ambiente grupal para mantenerte motivado.

Entrenamiento físico

Las clases de ciclismo interior pueden aumentar la energía, la salud cardiovascular y disminuir la fuerza corporal. Dependiendo de cuán rápido pedalees y de la cantidad de resistencia que tengas en la bicicleta, tu corazón y tus pulmones se beneficiarán, así como también tus glúteos, isquiotibiales y cuádriceps. Las clases de ciclismo estacionario también te ayudarán a quemar grasa y calorías. Muchas bicicletas estáticas vienen con monitores de ritmo cardíaco para que puedas medir tu ritmo y asegurarte de que estás en tu zona de quema de grasa óptima. En una clase de 60 minutos, tienes el potencial para quemar 500 calorías.

Más galerías de fotos



Escrito por deborah dunham | Traducido por maría echenique