Los beneficios de la chirimoya

Originaria de América del Sur, la chirimoya tiene un agradable sabor que recuerda a las fresas, el plátano y el coco. Su carne blanca y jugosa la convierte en un bocado agradable por si solo. Aunque es alto en calorías, con 176 calorías por unidad, está repleto de nutrientes. Añade chirimoya a tu dieta para beneficiarte con su contenido de fibra, minerales y vitaminas.

Fibra dietética

La chirimoya viene cargada con fibra dietética beneficiosa, un tipo de carbohidrato que ofrece varios beneficios para la salud. Una dieta rica en fibra te protege de varios tipos de enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, la obesidad y las enfermedades cardiovasculares. También podría reducir el riesgo de padecer cáncer de mama. Cada fruta de chirimoya contiene 7 gramos de fibra dietética, el 18 por ciento de la recomendación de ingesta diaria para los hombres y 27 por ciento para las mujeres, de acuerdo con las pautas dietéticas establecidas por el Institute of Medicine.

Potasio y cobre

Añade chirimoya a tu dieta y también podrás aprovechar los beneficios de su contenido de cobre y potasio. Tu cuerpo utiliza potasio para metabolizar los hidratos de carbono y se basa en el cobre para la producción de energía. Tanto el potasio como el cobre promueven la función del cerebro, el potasio ayuda a los nervios a enviar señales eléctricas, mientras que el cobre ayuda a tu cuerpo a sintetizar las sustancias químicas que transmiten señales entre las células nerviosas. Cada chirimoya contiene 674 miligramos de potasio, el 14 por ciento de la ingesta diaria recomendada, y 162 microgramos de cobre, o el 18 por ciento de tu ingesta diaria de cobre recomendación según el Institute of Medicine.

Vitamina C

La chirimoya también te ayuda a consumir más vitamina C. Cada fruto contiene 30 miligramos de vitamina C y te proporciona el 40 y el 33 por ciento de la ingesta recomendada para las mujeres y los hombres, respectivamente, según informa el Institute of Medicine. La vitamina C impulsa la producción de colágeno, un proceso esencial para el mantenimiento de la fuerza del tejido, y actúa como un antioxidante para combatir el daño del tejido. También te ayuda a producir los productos químicos necesarios para la comunicación cerebral y podría desempeñar un papel en el metabolismo del colesterol.

Consejos e ideas para servir

Separa la carne de la chirimoya de la piel y las semillas antes de consumirla. Utiliza cubos de chirimoya en tus ensaladas de frutas o pícala finamente con piña, salsa y cilantro fresco para una sabrosa salsa casera. Alternativamente, combina la chirimoya con otras frutas en batidos caseros, que funciona especialmente bien con las frutas poco ácidas, como el kiwi y las frambuesas (raspberries). Si lo deseas, agrega más valor nutricional a tus batidos de chirimoya añadiendo mantequilla de nuez (nut butter), polvo de la proteína (protein powder), la linaza (flaxseed) o el yogur griego (Greek yogurt).

Más galerías de fotos



Escrito por sylvie tremblay, msc | Traducido por maría florencia lavorato