Los beneficios de la cetosis

La cetosis es un estado metabólico en el que el cuerpo comienza a descomponer la grasa almacenada y quemarla para producir energía. Como parte de este proceso, tu nivel en sangre de cetonas (subproductos de ácidos grasos que han sido rotos) aumenta bruscamente. Las dietas que son extremadamente bajas en hidratos de carbono a menudo inducen a un estado de cetosis. Aunque la cetosis extrema y prolongada puede ser peligrosa, la leve o moderada produce algunos beneficios para la salud. Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier dieta cetogénica.

Pérdida de peso

Las dietas cetogénicas, popularizadas por el cardiólogo de New York Robert C. Atkins en la década de 1970, prometen una pérdida de peso rápida a aquellos que se mantienen alejados de la mayoría de los hidratos de carbono en favor de más proteínas y grasas saludables. Las variaciones en este plan de dieta baja en carbohidratos se han multiplicado en los años transcurridos desde que Atkins publicó su “Dr. Atkins Diet Revolution” en 1972. Los adherentes a estas dietas deliberadamente inducen un estado de cetosis moderada con el fin de quemar algo de su grasa almacenada. Un equipo de obesidad del Reino Unido y los investigadores de salud metabólica compararon la efectividad de una dieta alta en proteínas y baja en carbohidratos (cetogénica) con la de alto contenido de proteínas y contenido medio de carbohidratos (neocetogénica) entre un grupo de 17 hombres obesos. En los resultados publicados en la edición de enero de 2008 del "The American Journal of Clinical Nutrition", los investigadores informaron que la dieta cetogénica reduce el hambre y reduce la ingesta de alimentos en general mucho más que la dieta noncetogénica.

Propiedades neuroprotectoras

El uso de dietas cetogénicas para el tratamiento sintomático de la epilepsia es anterior a la utilización de estas dietas para bajar de peso, que se remonta a principios del siglo 20. Aunque los investigadores aún no entienden completamente los mecanismos implicados, los científicos creen que las cetonas proporcionan un combustible más eficiente para el cerebro y ofrecen un mayor grado de protección contra el daño a las células cerebrales. En una revisión de la literatura sobre la relación entre la cetogénesis y neuroprotección, un equipo de investigadores de Estados Unidos instó a pruebas clínicas para ver si las dietas cetogénicas podrían ser útiles en los pacientes con enfermedad de Alzheimer, Parkinson, accidente cerebrovascular y lesión cerebral traumática. Publicaron su opinión en el número de septiembre de 2006, de “Behavioural Pharmacology".

Propiedades estabilizadoras del estado de ánimo

En un artículo en la edición de diciembre 2001 de “Medical Hypotheses", investigadores del Departamento de Psiquiatría y Ciencias del Comportamiento de la Universidad de la Escuela de Medicina de Louisville sugieren que la cetosis puede resultar útil como estabilizador del estado de ánimo en pacientes con trastorno bipolar. Citan los cambios beneficiosos observados en los perfiles de cerebros de aquellos con dietas cetogénicas. También tienen en cuenta algunos de los cambios extracelulares observados comúnmente en cetosis "se esperaría que las concentraciones de sodio intracelular disminuyan, una propiedad común de todos los estabilizadores del estado de ánimo eficaces".

Mejora el control de la glucosa en diabéticos

Investigadores de la Universidad de Duke compararon las propiedades de control de la glucosa de una dieta cetogénica baja en carbohidratos con los de una dieta de bajo índice glucémico reducida en calorías entre un grupo de pacientes masculinos obesos diagnosticados con diabetes tipo 2. Después de un período de estudio de 24 semanas, los pacientes que siguieron la dieta cetogénica mostraron una mayor mejoría en el control glucémico y una mayor reducción de la medicación o eliminación que los pacientes que siguieron la dieta de bajo índice glucémico. Los investigadores publicaron sus hallazgos en una edición de 2008 de “Nutrition & Metabolism”.

Más galerías de fotos



Escrito por don amerman | Traducido por mariela rebelo