Beneficios de una caminadora manual

A diferencia de la mayoría de las caminadoras, la caminadora manual es impulsada por tu propio esfuerzo para mover la cinta mientras caminas o corres. Tu ritmo y movimiento controlan la velocidad. Los modelos eléctricos populares vienen con configuración automatizada, velocidades y pendientes que pueden dirigirse a ciertas áreas del cuerpo, o incluso ciertos regímenes de entrenamiento, como entrenamiento de fuerza y entrenamiento a intervalos. Aunque estos modelos tienen una variedad de beneficios, las caminadoras manuales pueden ser más convenientes, ya que son fáciles de almacenar y no requieren de una toma de corriente. No ofrecen la configuración variada, pero proporcionan una rutina de ejercicio cardiovascular benéfico a un precio bajo.

Lo vale

Una caminadora manual es una manera económica de ejercitarte dentro de tu casa. Las caminadoras automáticas son muy costosas y pueden requerir mantenimiento anual, mientras que las manuales se pueden comprar por menos de US$100. Puedes evitar circunstancias meteorológicas que pueden interferir con tu entrenamiento. Puedes correr, caminar rápido, caminar, hacer desplazamientos y saltar de lado en una caminadora manual, como lo harías en una automática.

Aumenta tu velocidad

Con una caminadora manual, no se puede ajustar la velocidad, pero puedes determinar tu propia velocidad al caminar o correr sobre la cinta. Puedes empezar a caminar, después caminar rápido, seguido de trotar, terminando corriendo. Es importante recordar que no hay un botón de emergencia para detener el movimiento de la cinta, como con la mayoría de los modelos electrónicos. Si necesitas bajar repentinamente, sostente de las manijas y salta para que ambos pies queden en las plataformas que rodean la cinta de movimiento. La cinta se detendrá por si misma.

Beneficios

Las caminadoras manuales son ligeras, fáciles de almacenar y no requieren de una toma de corriente. Algunos modelos también se doblan para que quepan en un armario o debajo de una cama. Otros modelos tienen ruedas en la parte delantera, permitiéndote rodar la caminadora de una habitación a otra sin problemas. Debido a que no necesitan electricidad, pueden ser colocadas en un porche o patio si deseas hacer ejercicio al aire libre.

Consideraciones

Es importante consultar a tu médico antes de comenzar cualquier régimen de ejercicio. Utiliza la caminadora con precaución, ya que es posible que pierdas el equilibrio y caigas de la correa en movimiento. Recuerda estirarte antes y después de usar la caminadora para evitar lesiones.

Más galerías de fotos



Escrito por alexandrarippy | Traducido por mariana groning