Los beneficios de la calabaza amarilla

La calabaza amarilla es una forma de calabaza de verano e incluye diversas variedades de cuellos curvos y cuellos rectos. Estas verduras crecen en muchas áreas de los Estados Unidos. Cuando es la temporada, por lo general, puedes encontrar la calabaza amarilla en los mercados de agricultores locales, en carretas de frutas y puestos de verduras y tiendas de comestibles. La calabaza amarilla es un vehículo versátil que te ofrece varios beneficios nutricionales y que se utilizan en muchos tipos de platos.

Bajos carbohidratos y calorías

La calabaza amarilla es excepcionalmente baja en calorías, con aproximadamente 20 calorías en un tamaño pequeño de vegetales y 30 calorías en un vegetal de tamaño mediano. Las pocas calorías en la calabaza amarilla vienen principalmente del contenido de carbohidratos, que también es bajo. Una taza de rodajas de calabaza amarilla contiene aproximadamente 4 g de hidratos de carbono. La calabaza amarilla es una buena opción para reemplazar las verduras con alto contenido calórico, como las papas y el maíz, en tu plan de nutrición, especialmente si estás tratando de reducir tu ingesta calórica diaria.

Bajo en grasa, sin colesterol

Como la mayoría de las verduras, la calabaza amarilla contiene poca grasa y nada de colesterol medible. Una pequeña calabaza amarilla, o 1 taza de calabaza en rodajas, contiene aproximadamente 0,2 g de grasa; una calabaza amarilla mediana contiene aproximadamente 0,4 g. Las opciones saludables para la preparación de la calabaza amarilla fresca incluyen asarla, hornearla y cocerla al vapor y sin grasas añadidas. Limitar la ingesta de grasas y el colesterol es un paso importante para ayudar a reducir tu riesgo de enfermedades del corazón.

Vitamina C

Agregar la calabaza amarilla a tu plan de nutrición proporciona una fuente de niveles moderados de la dieta de vitamina C. Una taza de calabaza amarilla rebanada contiene aproximadamente 19 mg de vitamina C. Tu cuerpo necesita vitamina C para formar el colágeno, que se encuentra en la piel, vasos sanguíneos, articulaciones y huesos. La vitamina C también ayuda a combatir las infecciones mediante el apoyo a tu sistema inmunológico.

Hierro y el ácido fólico

El hierro y ácido fólico se encuentran comúnmente en altas concentraciones en la carne, los huevos y otros alimentos de origen animal. La calabaza amarilla es una fuente vegetal alternativa de estos nutrientes. Una taza de calabaza amarilla en rodajas te proporciona aproximadamente 0,5 mg de hierro y 35 microgramos de ácido fólico. Tu cuerpo necesita hierro y ácido fólico para mantener un ritmo normal de producción de glóbulos rojos y prevenir la anemia. El ácido fólico también es importante durante el embarazo temprano, el apoyo al desarrollo normal del cerebro fetal y el sistema nervioso.

Beta caroteno y luteína

La calabaza amarilla contiene altas concentraciones de beta caroteno y luteína. El beta caroteno es un antioxidante que ayuda a proteger el cuerpo contra el daño de los contaminantes y sustancias químicas llamadas radicales libres. La luteína dietética puede ayudar a prevenir el desarrollo de cataratas y degeneración del ojo relacionada con la edad, que puede conducir a la ceguera. Una taza de calabaza amarilla en rodajas te proporciona aproximadamente 135 microgramos de beta caroteno y 2.400 microgramos de luteína. Añade cubitos o calabaza amarilla en tiras en guisos, ensaladas, guisos y sopas para aumentar tu ingesta de este alimento vegetal muy nutritivo.

Más galerías de fotos



Escrito por dr. tina m. st. john | Traducido por juan ignacio ceviño