Beneficios de la alimentación saludable

No importa cuál sea tu edad, tus elecciones diarias alimenticias generalmente pueden hacer una gran diferencia en tu salud y en cómo te sientes. Tener una dieta diaria saludable y balanceada proporciona los nutrientes que tu cuerpo necesita para mantener los huesos, órganos y músculos en forma óptima. Estos nutrientes incluyen grasas, hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales. Una alimentación saludable también puede ayudar a mantener un peso saludable, mejorar la salud del corazón, prevenir la diabetes y mejorar la función cerebral.

Peso saludable

Comer los alimentos adecuados puede ayudar a controlar tu peso mejor. De acuerdo con la Facultad de salud pública de Harvard, comer una dieta saludable que sea baja en grasas saturadas y que incluya muchas frutas y verduras y una cantidad moderada de grasas insaturadas pueden ayudar a mantener un peso estable. Además, los alimentos que tienen un efecto más suave en azúcar en la sangre, tales como los granos de avena cortados, los panes de grano entero, los frijoles y los granos de trigo, pueden ser beneficiosos para el control de peso. Por otra parte, la elección de los tamaños adecuados de las porciones de los alimentos también es importante cuando se trata de mantener un peso saludable.

Una mejor salud del corazón

Según la Universidad del centro médico de Maryland, el consumo de una dieta equilibrada con un montón de alimentos ricos en fibra, como los frutos secos, legumbres, cereales integrales y frutas y verduras, ayudará a asegurar que tu corazón funcione con una eficiencia óptima. Elige frutas y verduras de colores intensos, ya que tienen el más alto contenido de micronutrientes. Algunas buenas opciones son melocotones (peaches), espinacas, fresas (berries) y zanahorias. Para reducir el riesgo de muerte por enfermedades del corazón, come dos veces a la semana pescado azul, como la caballa, el salmón y la trucha. El pescado azul contienen cantidades sustanciales de ácidos grasos de omega-3 que son beneficiosos para el corazón.

Prevención de la diabetes

Al elegir alimentos saludables, puedes protegerte de la diabetes. De acuerdo con la Facultad de salud pública de Harvard, comer una dieta rica en grasas monoinsaturadas y poliinsaturadas puede ayudarte a disminuir el riesgo de desarrollar diabetes. El aceite de oliva, aceite de canola, aguacates (avocado), semillas y frutos secos son las opciones de granos enteros. Los alimentos integrales también ofrecen protección contra la diabetes. El salvado y la fibra en los granos integrales previenen que las enzimas digestivas conviertan el almidón en glucosa, lo que lleva a los aumentos graduales de azúcar en la sangre y la insulina, y un índice más bajo glucémico. Como consecuencia, éstas ponen menos presión en la maquinaria de toma de insulina en tu organismo y por lo tanto pueden ayudar a prevenir la diabetes tipo 2. Además, los granos enteros están llenos de fitoquímicos, vitaminas y minerales que pueden ayudar a reducir el riesgo de diabetes.

Función cerebral mejorada

Con una buena nutrición y hábitos alimenticios saludables, puedes estar en camino a mejorar tu salud mental en el día a día y en tu bienestar. Según la facultad de medicina de Harvard, los alimentos ricos en vitaminas del grupo B, especialmente las vitaminas B-6 y B-12 y ácido fólico, pueden ayudar a reducir los niveles de homocisteína. Los altos niveles de homocisteína se han vinculado con un mayor riesgo de demencia. Las buenas fuentes alimenticias de vitaminas del complejo B se encuentran en las verduras de hojas verdes, cereales fortificados y granos. Los ácidos grasos de omega-3 ayudan a mejorar la memoria y el aprendizaje y luchar ctrontra los trastornos del estado de ánimo, la esquizofrenia, la demencia y la depresión, dice Fernando Gómez-Pinilla, profesor de ciencia fisiológica en la Universidad de California, Los Angeles.

Más galerías de fotos



Escrito por mala srivastava | Traducido por shirley marisel rollano