Beneficios de abandonar el café y comenzar a consumir té verde

Además de agua, el café y el té son probablemente las dos bebidas que más se consumen en el mundo, y ambas tienen profundas tradiciones en muchos países. Los Estados Unidos eran sin duda una nación más consumidora de café durante la mayor parte del siglo 20, pero ahora hay muchas otras opciones sabrosas que son enormemente populares, como el té verde. Las principales ventajas de cambiar del café al té verde están relacionadas con los contenidos de cafeína, la acidez y los antioxidantes.

Menor contenido de cafeína


Además de agua, el café y el té son probablemente las dos bebidas que más se consumen en el mundo.

Una de las principales razones por la cual las personas tienen el hábito de consumir café y té se halla en las propiedades adictivas de cafeína. La cafeína en realidad no aumenta los niveles de energía (aunque sí lo haga la adición de azúcar o leche a las bebidas), pero en verdad aumenta la actividad del cerebro mediante la activación de más neuronas funcionando. El resultado es una cognición superior y un mayor grado de estado de alerta. La desventaja, de acuerdo con la Clínica Mayo(Mayo Clinic), es que la cafeína es adictiva y puede causar dolores de cabeza, agitación, ansiedad e insomnio, por lo que 500 miligramos por día suelen considerarse la cantidad máxima a consumir por los adultos. El contenido de cafeína en el café varía ampliamente, pero una taza de 8 onzas preparada de forma típica puede contener hasta 200 miligramos de la sustancia. Por el contrario, la misma cantidad de té verde generalmente contiene menos de 40 miligramos de cafeína. El té verde también contiene L-teanina, un aminoácido que parece reducir algunos de los efectos negativos de la cafeína.

Menor acidez


El té verde también contiene L-teanina, un aminoácido que parece reducir algunos de los efectos negativos de la cafeína.

Si bien la cafeína en el café puede hacer que te sientas agitado, su acidez relativamente alta puede conducir a malestares estomacales y dolores abdominales. El café contiene una variedad de compuestos ácidos y amargos, tales como los ácidos clorogénico, y los ácidos alifáticos y taninos. El nivel de pH del café se ubica alrededor de 5 (los valores más bajos de pH son más ácidos) mientras que los del té verde por lo general tienen un nivel de pH superior a 7, lo que lo convierte en una sustancia alcalina. Aparte de su acidez, hay otros compuestos en el café que pueden causar irritación tanto gastrointestinal como de los intestinos sueltos. Aunque no todo el mundo reacciona positivamente al té verde, las bebidas alcalinas son más gentiles para el estómago cuando se las compara con bebidas ácidas como el café.

Mayor cantidad de antioxidantes


Si bien la cafeína en el café puede hacer que te sientas agitado, su acidez relativamente alta puede conducir a malestares estomacales.

Tanto los granos de café y como las hojas de té contienen antioxidantes beneficiosos, pero la mayoría de las variedades de té verde contienen más antioxidantes con respecto a los que contiene el café molido. Los antioxidantes son especialmente importantes para la salud cardiovascular, ya que destruyen los radicales libres y protegen los tejidos, incluidos los vasos sanguíneos. El antioxidante más potente en el té verde es llamado EGCG, que es un tipo de polifenol que también puede brindar protección contra ciertos tipos de cáncer, según informa The Huffington Post.

Otros beneficios


Tanto los granos de café y como las hojas de té contienen antioxidantes beneficiosos.

Hay muchos otros beneficios relacionados con cambiar el café por el té verde, incluyendo un aliento más fresco, el aumento de la tasa metabólica, la mejora en la quema de grasas, mejoras en la inmunidad y en la memoria, un mejor flujo de sangre al cerebro, la reducción de riesgo de numerosas enfermedades y menor dolor provocado por condiciones inflamatorias tales como la artritis, de acuerdo con un diario artículo de 2012 del Daily Mail Online.

Más galerías de fotos



Escrito por andrew french | Traducido por guido grimann