Bendiciones de criar a un niño con autismo

Cuando se trata de la rutina diaria de ayudar a un niño con autismo y su pensamiento inflexible, los colapsos impredecibles y las dificultades de comunicación, puede ser difícil el apreciar las cosas maravillosas acerca de tu hijo. Como todos los niños, los niños con autismo tienen sus propias personalidades únicas, y encontrarás que las experiencias de su crianza puede bendecir y enriquecer tu vida.

Disfrutar la vida

Muchos niños con autismo tienen una alegría de vivir que muchos encuentran contagiosa. Estos niños rara vez se preocupan por lo que piensen los demás. Cantan, danzan y el giran en público. Ellos se vuelven a las rocas y observan las cosas que probablemente nunca notarás. Tener un niño con autismo obliga a perder algunas de tus inhibiciones. Sonríes a sus travesuras, en lugar de encogerte de vergüenza. Aprendes a abrazar el mundo con una actitud abierta. Tal vez canta a gritos letras de sus dibujos animados favoritos en la tienda de comestibles o felizmente salpica el agua en la piscina pública, sin saber que otros pueden no compartir su entusiasmo. Tal vez tu hijo en un obsesionado con la ciencia y ofrece sesiones de informes improvisados ​​a cualquiera que quiera escuchar mientras todos los demás están disfrutando el viaje de estudios al zoológico. Los niños con autismo varían en su personalidad y temperamento, pero la mayoría tienen formas inusuales de interactuar con el mundo.

Empatía

Criar a un niño con autismo puede poner tu mundo al revés. Algunos días son abrumadores. Al perseverar y aprender nuevas estrategias para la supervivencia, la empatía por los demás aumenta. Ya no te ves juzgando a los padres de un niño que está teniendo un berrinche en el supermercado. En su lugar, ofreces una sonrisa compasiva o tal vez te ofreces a llevar las provisiones. Entiendes que todos los que conoces tiene su propio reto. Sientes admiración por la gente que parece peculiar, inusual o rara. Aprendes a ver a los corazones de la gente, en lugar de su apariencia externa. Dejas de lado la necesidad de control o perfección. Tu visión del mundo cambia irrevocablemente de blanco y negro a una de aceptación y flexibilidad. En última instancia, la crianza de un niño con autismo te hace un ser humano amable, más amoroso.

Interés en aprender

Muchos niños con autismo desarrollan un interés abrumador o rígido por un tema en particular. Como padre, tu papel es el de apoyar a estos intereses, mientras que equilibras otras actividades. Es probable que te encuentres a ti mismo arrastrándote en estos intereses, en cierta medida, esto podría abrir la puerta a experiencias de aprendizaje para toda la familia. Por ejemplo, tu hijo obsesionado con los dinosaurios puede llevar a la familia a explorar museos y excavaciones de dinosaurios. Estos estrechos intereses a menudo se expanden para incluir otras áreas. Un niño que ama los dinosaurios puede entonces recurrir a temas de serpientes, reptiles, lagartos y otros temas científicos. Puedes terminar aprendiendo sobre temas que nunca habías esperado estudiar. Al mismo tiempo, estos intereses pueden proporcionar experiencias de normalización para ti y tu niño. Asistir club de ajedrez puede ser refrescante, sobre todo cuando tu horario se apila con citas de terapia. Un interés obsesivo también puede abrir la puerta a posibles oportunidades de carrera. Temple Grandin, autor de "The Way I See It", y profesor en la Colorado State University, atribuye su interés por los animales y su capacidad de visualizar los sistemas en su mente como responsables de su carrera en la gestión del ganado.

Mayores oportunidades

La primera vez que aprendes del diagnóstico de tu hijo, es posible que desees meterte dentro de ti mismo. Esta actitud no puede durar mucho tiempo si vas a ayudar a tu hijo tú mismo. A medida que transcurre el camino de la crianza de un niño con autismo, podrías perder amigos que no estás listos para la situación. Al mismo tiempo, te encontrarás con especialistas, padres y maestros que se convertirán en amigos de por vida. Puedes unirte a organizaciones, como Autism Speaks o la Autism Society of America, los cuales tienen capítulos locales. Estas organizaciones ofrecen apoyo e información sobre casi todos los temas imaginables. Autism Speaks, por ejemplo, ofrece folletos sobre lidiar con los cortes de pelo y las visitas al dentista, que son potenciales experiencias desafiantes para muchos niños con autismo. Puedes incluso encontrarte asumiendo roles de liderazgo como un defensor de los niños con autismo. Algunos padres se involucran en la recaudación de fondos para la investigación. Otros toman un papel activo en la reforma de la escuela, un esfuerzo digno ya que la mayoría de las escuelas carecen aún de los ambientes especializados y métodos de enseñanza que los niños con autismo necesitan.

Más galerías de fotos



Escrito por julie christensen | Traducido por verónica sánchez fang