¿Qué hacer con los bebés mayores que tienen aversión a la comida?

A veces los niños pequeños se niegan a comer ciertas comidas o tipos de alimentos. Existen muchos factores que pueden contribuir a la aversión por la comida, como la textura, sabor, color y apariencia. Incluso, algunos bebés mayores muestran aversión a la comida si un tipo de comida toca a otra en el mismo plato. La aversión a la comida puede ser de tipo psicológica o puede estar relacionada a la alergia por alimentos, por eso es importante que lleves a tu pequeño con el pediatra antes de comenzar a batallar con el problema por ti misma.

Reacciones

Existen niveles de agudeza en las aversiones a las comidas; algunas comidas pueden hacer que los niños hagan muecas, lloren, escupan, que tengan vómito o nausea. Los casos extremos requieren de ayuda profesional; debes llevar a tu pequeño al pediatra si las reacciones adversas son agudas o si temes que tu pequeño pueda tener una deficiencia nutricional. Lleva un seguimiento de los hábitos de alimentación de tu pequeño para que puedas explicar la aversión a la comida detalladamente.

Debes evitar

No refuerces la aversión a la comida. Muchos padres piensan que negándole al niño sus comidas favoritas como castigo podrán forzarlo para que se rinda pero este método puede empeorar el problema. De igual manera, prometer compensaciones, como tiempo extra de juego o un juguete especial a cambio de comer la comida que no le gusta, también puede reforzar la aversión a la comida.

Eliminar alimentos

Tu objetivo debe ser mantener a tu pequeño relajado, esto disminuirá la intensidad y el alcance de la aversión a la comida. En lugar de disciplinar o intercambiar es mejor eliminar la tensión de la situación excluyendo las comidas que no le gustan de su alimentación. Puede que esto parezca que te das por vencida con el problema pero en realidad tiene un efecto beneficioso: el pequeño no peleará tanto a la hora de comer y podrás darle nuevas comidas fácilmente. La salud de tu pequeño estará en perfecto estado si puedes encontrar sustitutos saludables de las comidas que eliminaste.

Advertencia

Debes de saber que al eliminar alimentos para disminuir el estrés puede no funcionar en casos agudos. Por ejemplo, si tu pequeño tiene una aversión a todos los alimentos verdes, como vegetales, no obtendrá las vitaminas, minerales y fibra necesarias de su alimentación. En este caso, sigue las recomendaciones del pediatra de tu bebé, él puede sugerirte alimentos fortificados con los nutrientes necesarios para sustituir los que no come o ir con un nutricionista para que te oriente sobre los sustitutos alimenticios apropiados.

Consideraciones

Cuando la tensión haya disminuido, muéstrale con el ejemplo el comportamiento que le quieres inculcar en lo que concierne a comer alimentos saludables, los bebés suelen imitar los comportamientos que ven. También, es bueno darle alimentos nuevos con frecuencia para que el pequeño aprenda a disfrutar nuevos tipos de experiencias al comer. Con ayuda del refuerzo positivo, tu pequeño olvidará sus aversiones y estará menos propenso a adquirir nuevas. No le ofrezcas comidas nuevas mientras está enfermo o harás que el pequeño cree asociaciones negativas.

Más galerías de fotos



Escrito por stan mack | Traducido por yarzeth ayala