¿Por qué los bebés tienen que mantenerse calientes?

Los bebés no pueden regular su temperatura corporal tan efectivamente como los niños o adultos porque sus cuerpos tienen más área de superficie que peso, causando una pérdida más rápida de calor, según la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon. Los bebés tampoco tienen tanta grasa corporal aislante, especialmente los bebés enfermos o prematuros. Mantener a los bebés calientes ayuda a mantenerlos saludables y cómodos.

Significado

Los bebés tienen que gastar grandes cantidades de energía para mantenerse calientes si están en un ambiente frío o están vestidos inapropiadamente. Por ejemplo, una temperatura corporal central de solo un grado por debajo de lo normal requiere que los bebés usen 10 por ciento más de oxígeno, según la Universidad de Salud y Ciencias de Oregon. Los bebés no pueden crear más reservas de energía si están usando demasiada para mantenerse calientes, y los que están enfermos pueden necesitar más tiempo para mejorarse.

Mantener a los bebés calientes

Los recién nacidos tienen que ser secados inmediatamente después del nacimiento para evitar la pérdida de calor corporal. El contacto de piel a piel con la madre también ayuda a mantenerlos calientes. Los recién nacidos también tienen que mantenerse calientes en una incubadora o cama abierta con un calentador radiante, el cual ajusta la cantidad de calor basándose en la temperatura corporal del bebé. Después de que los bebés dejan el hospital, puedes mantenerlos calientes con un gorro (los bebés pierden grandes cantidades de calor a través de sus cabezas) y al envolverlos en una manta.

Síntomas

Si no estás seguro si tu bebé tiene demasiado calor o frío, revisa si sus manos se sienten frías o si su piel luce enrojecida. Esto indica que su temperatura está muy baja. Si está incómodo y tiene la piel roja, puede tener mucho calor. Revisa su temperatura frecuentemente porque no te podrá decir si tiene mucho calor o frío. En general, viste a tu bebé como tú te vestirías para esa temperatura.

Advertencia

Asegúrate que la ropa de cama de tu bebé no incremente su riesgo de asfixia o síndrome de muerte súbita, también llamado SIDS. Si es posible, envuelve a tu bebé o vístelo para que se mantenga caliente en lugar de usar mantas sueltas. Si usas mantas, mételas en el colchón y asegúrate que no estén más altas que el pecho de tu bebé. Coloca al recién nacido en un colchón firme, no en una almohada o edredón, y colócalo siempre sobre su espalda.

Más galerías de fotos



Escrito por rebekah richards | Traducido por ana maría guevara