¿Por qué los bebés no deberían comen mantequilla de maní?

La mantequilla de maní es un alimento nutricionalmente denso que es popular por su textura, sabor y adaptabilidad a una variedad de platos. A pesar de ser una manera saludable para añadir proteínas, vitaminas y minerales a tu dieta diaria, comer mantequilla de maní no está libre de peligros potenciales. Debido a sus sistema digestivo poco desarrollados y las posibilidades de tener alergias no detectadas, los bebés pueden ser particularmente susceptibles a los peligros potenciales de la mantequilla de maní.

Sofocación

Además de su sabor y beneficios nutricionales, la mantequilla de maní debe gran parte de su popularidad a textura gruesa y pegajosa. Aunque los niños mayores puedan disfrutar de este aspecto de la mantequilla de maní, los bebés y los niños menores de 2 años pueden tener dificultades para lidiar con ella debido a su textura. Debido a las dificultades asociadas con la ingestión de mantequilla de maní, el Baby Center Medical Advisory Board sugiere que puede presentar un peligro de asfixia para los bebés y niños pequeños. En vez de darle a tu bebé una gran cantidad de mantequilla de maní, mezcla pequeñas cantidades con puré de manzana para que pueda tragarla y digerirla más fácilmente.

Alergias

Si tienes un historial familiar de alergias a maní u otros alimentos, tu bebé podría ser sensible a la mantequilla de maní. Para estar bien seguro, determina si tu hijo es alérgico antes de introducir la mantequilla de maní en su dieta. Aunque las pruebas de alergia se pueden realizar en niños de tan sólo 4 meses, estas pruebas son a la vez difíciles de realizar y algo inexactas a edades tan tempranas. Una combinación de pruebas de alergia y el seguimiento de las reacciones de tu hijo a los maníes puede ayudar a determinar si puede recibir mantequilla de maní y en este caso cuándo.

Desarrollo de alergias

Incluso si tu hijo no muestra síntomas de las alergias alimentarias, exponerlo a la mantequilla de maní puede ser peligroso antes de su primer cumpleaños. Aunque las pequeñas cantidades de productos de maní pueden no ser problemáticas, un equipo dirigido por Adam Fox del Fox of King´s College en Londres encontró que grandes cantidades pueden contribuir al desarrollo de una alergia a los maníes. En su estudio de 2009, los investigadores encontraron que los niños de familias que consumen una gran cantidad de productos de maní, la mantequilla en particular, son más propensos a desarrollar alergias a los maníes en su primer año de vida que los demás niños.

¿Cuándo es segura la mantequilla de maní?

Las reacciones alérgicas en los niños pequeños pueden ir de leves a graves, con las más comunes que incluyen erupciones cutáneas y problemas respiratorios. Los alérgenos en el maní son muy potentes y pueden provocar reacciones alérgicas en los bebés cuando se les toca, lo comen directamente o indirectamente a través de consumir la leche materna de una madre después de comer productos de maní. A pesar del riesgo de reacción alérgica, las recomendaciones para que tu hijo pueda consumir la mantequilla de maní se han vuelto menos estrictas en los últimos años. Basado en una revisión de 2008 de la investigación sobre las alergias alimentarias en los niños, un equipo dirigido por el doctor Frank Greer de la American Academy of Pediatrics recomienda que la mantequilla de maní es segura después de la edad de 6 meses. Debido a las dificultades asociadas con las pruebas de alergia y para tragar a edades tan tempranas, sin embargo, puede ser más seguro seguir la recomendación del Baby Center Medical Advisory Board que los niños menores de 2 años no deben consumir la mantequilla de maní.

Más galerías de fotos



Escrito por matthew lee | Traducido por carlos alberto feruglio