¿Beber vino blanco puede ayudar a perder peso?

Muchas personas que hacen dieta saben que el consumo de vino tinto se ha relacionado con un menor riesgo cardiovascular y pérdida de peso. Algunas evidencias sugieren que este beneficio se extiende al vino blanco también. Beber una cantidad ligera o moderada de vino blanco puede ayudar a perder las libras de más. Sin embargo otros efectos del consumo de vino pueden anular estos beneficios para bajar de peso. Habla con un médico antes de comenzar a tomar vino por razones de salud, ya que el consumo de alcohol puede no ser seguro para ti.

Efectos de la pérdida de peso

El vino contiene antioxidantes llamados epicatequina, quercetina y resveratrol. Estos compuestos reducen los niveles de colesterol y los radicales libres que causan enfermedades. Los antioxidantes beneficiosos en el vino también pueden promover la pérdida de peso y una cintura más pequeña en las mujeres. Una o dos copas de vino blanco por día son una cantidad adecuada para obtener este beneficio para la salud.

Calorías

Aunque los antioxidantes en el vino blanco se asocian con la pérdida de peso, el vino contiene un número relativamente alto de calorías. Una copa de 5 onzas de vino blanco contiene 121 calorías. Beber dos copas de vino al día suman cerca de 1,700 calorías a tu dieta cada semana. Sin restringir la ingesta de alimentos o hacer ejercicio con más frecuencia, las calorías adicionales en el vino podrían causar un aumento de dos libras por mes.

Apetito

Beber vino blanco disminuye las inhibiciones, lo cual puede hacer que comas más de lo que normalmente lo harías. Es importante vigilar cuidadosamente la ingesta de alimentos en cada comida para asegurarte de que no comes en exceso. Si consumes vino blanco con una comida, come despacio para darle a tu cuerpo el tiempo suficiente como para reconocer cuando estás lleno.

Consideraciones

Mientras que algunas evidencias sugieren que el vino blanco puede ayudar a perder peso, los factores ambientales también juegan un papel. Las personas que beben cantidades ligeras o moderadas de vino tienden a ser de un nivel socioeconómico más alto. Un mejor acceso a la atención médica, las opciones dietéticas más saludables o la buena salud en general puede conducir a la pérdida de peso asociada con el consumo de vino.

Más galerías de fotos



Escrito por aurora harklute | Traducido por verónica sánchez fang