¿Beber más agua ayuda con el dolor de las articulaciones?

La cantidad de agua que bebes en un día puede afectar la salud de las articulaciones. Hay muchas razones por las cuales las articulaciones pueden doler. Podrías tener artritis, deshidratación crónica, gota o gripe. Aumentar el consumo de agua puede no curar tu dolor en las articulaciones por completo, pero puede ayudar a tu organismo a manejar los problemas subyacentes que están causando ese dolor.

Función

Tus articulaciones son como las bisagras donde se unen dos huesos. Bandas resistentes de músculo llamados ligamentos unen los huesos y una capa de cartílago cubre la superficie del hueso para evitar que los dos huesos se rocen directamente uno contra el otro. Un líquido especial llamado líquido sinovial llena el espacio entre los huesos y proporciona alimento a la articulación y el cartílago. Una articulación sana y bien nutrida puede moverse sin dolor, pero a veces el estrés crónico, una lesión o una acumulación de cristales de ácido en las articulaciones puede causar dolor.

Hidratación

Mantenerse bien hidratado durante todo el día le da a tu cuerpo una serie de ventajas. El agua ayuda a mantener un volumen adecuado de sangre para que los nutrientes puedan moverse a través de la sangre y dentro de las articulaciones. Si piensas en las articulaciones como esponjas, imagina cuánto más fácilmente dos esponjas húmedas pueden moverse entre sí que dos, esponjas secas y duras. El agua también permite que los productos de desecho salgan fuera de las articulaciones. Se recomienda que, además de tomar la medicación prescrita por médico, las personas que sufren de dolor de gota beban por lo menos seis a ocho vasos de agua todos los días.

Deshidratación

El Missouri Department of Health and Human Services explica que la deshidratación crónica puede provocar sed, estreñimiento, dolor frecuente de las articulaciones, dolor de estómago, falta de energía y confusión. Por desgracia, la capacidad de tu cuerpo para sentir sed podría estar retrasada con respecto a tu necesidad de agua. La mejor manera de prevenir la deshidratación es hacer un esfuerzo consciente para mantenerse hidratado durante todo el día. Bebe abundante agua antes de realizar cualquier ejercicio para que tu cuerpo tenga un poco de líquido de reserva que pueda utilizar para enfriarse.

Cantidad

La Food and Nutrition Board recomienda que las mujeres beban 91 onzas de agua al día y los hombres 125. Según el American Council on Exercise, una buena manera de controlar tu nivel de hidratación es vigilar la orina, la que debería ser "abundante y amarillo claro". Si tomas suplementos, verás un color más oscuro durante un par de horas después, pero aún debes producir una buena cantidad. Tómate tu tiempo cuando bebas porque ingerir grandes cantidades de agua de una sola vez puede alterar el equilibrio de sodio de tu cuerpo y hacer que te sientas aturdido y confundido por un par de horas.

Más galerías de fotos



Escrito por valerie webber | Traducido por frances criquet