Beber leche y los problemas de salud que ocasiona

La leche es una sustancia que comúnmente se consume en las sociedades occidentales. Tú tomas leche para obtener calcio, la leche se bebe para obtener la vitamina D, pero a pesar de sus beneficios, la leche puede tener algunas desventajas. El consumo de leche como una parte regular de tu dieta puede afectar tu salud digestiva, la salud del corazón, el riesgo de enfermedades y el aumento de peso. Es posible que desees ajustar el consumo de leche para protegerte de los riesgos potenciales para la salud.

Intolerancia a la lactosa

Si cuentas con bajas cantidades de la enzima llamada lactasa puedes ser intolerante a la lactosa. Algunas personas experimentan intolerancia a la lactosa durante toda su vida y, a menudo a medida que envejecen la cantidad de lactasa que produce su cuerpo disminuye, lo que pone en mayor riesgo su intolerancia. Si tú eres intolerante a la lactosa, es posible que quieras evitar la leche de vaca, ya que puedes dar lugar a efectos secundarios desagradables dentro de 30 minutos a dos horas después de consumirla. El consumo de leche puede causar inflamación, gases, cólicos abdominales, náuseas y diarrea. Si bien estos síntomas disminuirán a medida que el cuerpo elimina la leche de tu sistema pueden influir negativamente en tu día y hacer sentir malestar.

Enfermedades del corazón

La leche de consumo, sobre todo por el contenido de grasa total, puede aumentar el riesgo de enfermedades del corazón. La leche entera contiene altas cantidades de grasas saturadas y colesterol, los cuales han sido conocidos por jugar un papel en la elevación de los niveles de colesterol en la sangre y aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca. Si bien es poco probable que cause enfermedad cardíaca el consumo de leche sola, cuando se consume como parte de una dieta poco saludable en conjunto con el estilo de vida puede jugar un papel importante en el aumento del riesgo. La The American Heart Association recomienda que el consumo de leche se mantenga en variedades de leche no grasas o bajas en grasa, y el consumo de más del 7 por ciento de tus calorías en forma de grasas saturadas puede aumentar el colesterol en la sangre.

Bacterias dañinas

Beber leche no pasteurizada puede dejarte en situación de riesgo para el consumo de una variedad de bacterias dañinas. Las bacterias que se encuentran comúnmente en la leche sin pasteurizar incluyen Salmonella, E. coli y Listeria. El consumo de estas bacterias puede ponerte en mayor riesgo de padecer una enfermedad transmitida por los alimentos, como la listeriosis, fiebre tifoidea, la tuberculosis, la difteria y la brucelosis. Para la mayoría de la gente, el sistema inmune es capaz de luchar contra estas enfermedades y la recuperación es posible. Sin embargo, si tienes un sistema inmunológico deprimido o estás embarazada, el consumo de las bacterias en la leche sin pasteurizar puede conducirte a enfermedades que amenazan la vida.

Ganancia de peso

De acuerdo con las conclusiones de un líder de estudio y la Harvard Medical School and Brigham and Women's Hospital in Boston, y citado en el Washington Post, los niños que bebían más de tres vasos de leche por día, comparados con niños que beben menos, eran un 35 por ciento más propensos a tener sobrepeso. En general, el estudio encontró, que cuanto mas leche beben los niños más pesan. Beber demasiada leche puede aumentar tu consumo de calorías y la ingesta de grasa a niveles que resultan en aumento de peso. Como resultado, el riesgo de problemas de salud relacionados con el peso, como la diabetes tipo 2, puede aumentar. Para evitar esto, limita tu ingesta de leche y bebe variedades bajas en calorías.

Más galerías de fotos



Escrito por alia butler | Traducido por sandra magali chávez esqueda