Cómo beber café puede mejorar tu salud

10 maneras en que tu café de la mañana puede ayudarte a vivir mejor.

Aunque no es una comida sana, varios estudios han demostrado que el café contiene propiedades que pueden ser beneficiosas para tu salud y la longevidad.

Si dependes del café para pasar el día, o simplemente para ponerlo en marcha, es posible que carezcas de sueño o algo en tu dieta. Nadie, después de todo, va a confundir café con la salud alimentaria. Pero al igual que el vino, el chocolate y las palomitas de maíz, el café se ha unido a las filas de los alimentos inverosímiles con beneficios para la salud. Un creciente cuerpo de investigación ha encontrado que el consumo de café, incluso cuatro o más tazas al día, en algunos casos, proporciona beneficios para la salud. Un estudio de 13 años de 402.260 miembros de la AARP realizados por el National Cancer Institute, el cual fue publicado el 17 de mayo en el New England Journal of Medicine, concluye que los bebedores de café devotos se asociaron con un menor riesgo de muerte prematura hasta en un 16%. "Este es tal vez el más convincente estudio porque era muy grande", dice Robert Davis, de la Emory University’s Rollins School of Public Health y autor de "Coffee is Good for You: From Vitamin C and Organic Foods to Low-Carb and Detox Diets, The Truth About Diet and Nutrition Claims" (El café es bueno para ti: desde la vitamina C y los alimentos orgánicos a las dietas bajas en carbohidratos y la desintoxicación. La verdad sobre la dieta y nutrición)", quien señaló que el estudio fue observacional, por lo que no prueba causa y efecto. Aunque el consumo de café en exceso puede aumentar los niveles de cortisol, la hormona del estrés, y fomentar una dependencia de la cafeína, aquí hay diez áreas en las que el consumo de café podría ser beneficioso, si limitas la crema y el azúcar.

1. Prevención de cálculos biliares

En el año 2002, los investigadores de Harvard encontraron que las mujeres que bebían al menos cuatro tazas de café al día tenían un riesgo del 25% menor de tener cálculos biliares. Un estudio anterior encontró resultados similares para los hombres.

2. Prevención de la depresión

Según un informe del año 2011 en el Archives of Internal Medicine, las mujeres que bebían dos o tres tazas de café al día resultaron 15% menos propensas a desarrollar depresión, y aquellas que bebían cuatro tazas eran 20% menos propensas.

3. Mejora la memoria

El café puede ayudar a la memoria de largo y corto plazo. En un estudio del año 2005 presentado en la Radiological Society of North America, los investigadores encontraron que el consumo de dos tazas de café con cafeína mejora la memoria a corto plazo y los tiempos de reacción.

Curiosamente, un estudio realizado en el año 2007 encontró que las mujeres, pero no los hombres, de 65 años de edad que bebían más de tres tazas de café al día tuvieron un mejor desempeño en pruebas de memoria y eran menos propensos a mostrar deterioro de la memoria que los que bebieron solo una taza un día.

Aunque los investigadores han sabido desde hace tiempo que el café puede reducir el riesgo de enfermedad de Alzheimer, investigadores de la University of South Florida, en el año 2011, encontraron que una interacción específica entre la cafeína y el café podría ser la razón. Se recomiendan beber cuatro a cinco tazas al día, empezando en la mediana edad, para aumentar GCSF, factor estimulante de colonias de granulocitos, que está disminuida en los pacientes con Alzheimer y mejora la memoria en ratones.

4. Menos riesgo de diabetes

Los estudios sugieren que los bebedores de café tienen menos probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2, los que toman cuatro o más tazas diarias son un 50% menos propensos. Un informe de enero del año 2012 en la Journal of Agricultural & Food Chemistry podría explicar por qué. Atribuye el efecto a los compuestos en el café que bloquean el hIAPP, un polipéptido que puede dar lugar a fibras de proteínas anormales que se encuentran en las personas con diabetes tipo 2.

5. Disminuye el riesgo de cáncer

El consumo de café se ha asociado con una disminución del riesgo de cáncer de mama, de endometrio, de próstata y cánceres de hígado, y los relacionados con la obesidad, el estrógeno y la insulina. Un estudio sueco, realizado en el año 2008, encontró que el consumo de por lo menos dos a tres tazas al día reduce el riesgo o retrasa la aparición del cáncer de mama.

Un estudio del año 2011, en Breast Cancer Research, encontró que el consumo de cinco o más tazas se podría traducir en un 20% menos probabilidades de desarrollar cáncer de mama con receptores estrogénicos negativos. Y, citando una investigación sobre el efecto del café sobre la diabetes, investigadores encontraron que beber más de cuatro tazas al día se ha vinculado con un 25% menos riesgo de cáncer de endometrio.

Pero no son sólo las mujeres tienen suerte. Un estudio reciente de Harvard School of Public Health encontró que tanto el café regular como el descafeinado redujo el riesgo de cáncer de próstata.

6. Estimular el metabolismo

El café podría ayudar a mantener, o incluso, perder peso. Un estudio en el año 1980, encontró que la cafeína en el café estimula el metabolismo, pero que sólo los sujetos "normales", y no obesos, experimentaron una mayor oxidación de la grasa.

Un estudio en el 2006, confirmó que los beneficios del café al estimular el metabolismo fueron mayores, y duraron más tiempo, en mujeres delgadas. Más recientemente, los investigadores descubrieron que los granos de café verde (green coffee beans), tomados como un suplemento, parecían promover la pérdida de peso, un promedio de 17 libras en adultos obesos durante un período de 22 semanas. Los investigadores no creen que fue la cafeína, sino que lo asocian al ácido clorogénico, que podría reducir la absorción de la glucosa.

7. Menos riesgo de tener la enfermedad de Parkinson

El Journal of the American Medical Association en el año 2000, encontró que el consumo de cafeína asociada con café, se traduce en un menor riesgo de desarrollar Parkinson. Un estudio en el 2010, encontró que el consumo de dos a tres tazas de café al día puede significar hasta un 25% menos de probabilidades de desarrollar la enfermedad.

8. Propiedades antioxidantes

El investigador de Harvard, Edward Giovannucci, en una investigación publicada en Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention, señaló que el café tiene más antioxidantes que la mayoría de las verduras y frutas. De hecho, un estudio en el año 2005, encontró que el café es la fuente número uno de antioxidantes en la dieta estadounidense. Eso es un reflejo de la cantidad de café que se consume en este país, y en qué medida se convierte en el torrente sanguíneo, es poco claro.

9. Beneficios para mejorar el rendimiento

Se ha demostrado en múltiples estudios, que el café, y la cafeína que contiene, aumenta tanto la resistencia como el rendimiento a corto plazo. Un estudio en el año 2008, concluyó que los beneficios de la cafeína antes del ejercicio ocurre durante las pruebas de resistencia, eventos de detención y activación (stop and go) y actividades de alta intensidad a largo plazo. También puede ayudar a atletas a desempeñarse mejor durante el entrenamiento de fuerza, incluso cuando se ve privado de sueño, si se toma una hora antes del ejercicio, a razón de 4 mg por cada kg de peso corporal.

10. Prevención de la Gota

Un estudio en el año 2007 en hombres mayores de 40 años, vinculó el consumo de café a largo plazo con un menor riesgo de gota, una enfermedad inflamatoria causada por niveles elevados de ácido úrico. Tanto descafeinado como regular, los dos tenían efecto, y aquellos que bebían seis tazas al día experimentaron hasta un riesgo menor del 60% de padecer gota.

Foto: Sean Kelly

Más galerías de fotos



Escrito por maghan mcdowell
Traducido por maría dolores meade