Qué hacer con un bebé que no quiere dormir

Nada puede hacer que cuestiones tus habilidades como padre como tratar de tranquilizar a un niño molesto que necesita dormir, pero se niega a hacerlo. Los padres, primerizos y no primerizos, se encuentran probando todos los trucos simples del manual para tratar de tranquilizar a ese niño que llora y lograr que se quede dormido, y estos métodos probados con el tiempo pueden salvar tu cordura y la hora de la siesta del niño.

Crear un entorno relajante

Dibuja sombras para estimular la hora de dormir, dejando una luz tenue para que el niño no se sobresalte cuando se despierte. Enciende una máquina con sonido o una canción de cuna para tapar los sonidos del resto de la casa. El sonido suave imita lo que el niño escuchaba en el vientre, y muchos duermen mejor con algún tipo de sonido de fondo. Una cama cómoda, sábanas suaves y ropa suelta ayudan a promover un mejor descanso.

Envolver al niño

Los niños recién nacidos están acostumbrados a los espacios reducidos y pueden sentirse cómodos al estar envueltos en una manta. Puedes utilizar un producto comercial diseñado especialmente para eso o una manta para bebé; la práctica de sostener al niño con los brazos junto al cuerpo evita que dé un sobresalto cuando las extremidades se aflojan en el momento en que se relaja. Verifica con el pediatra para asegurarte de que estás envolviendo al niño de forma correcta y colocándolo en una posición segura, que, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics, es de espalda.

Mueve al bebé

Muchos padres han viajado varias millas en el auto familiar dando vueltas hasta que el niño finalmente se queda dormido. El movimiento del vehículo es como una pastilla para dormir para algunos niños, y puedes recrear esa sensación sin salir de casa. Una mecedora, una hamaca para bebé o una silla vibratoria tranquilizan a los pequeños, y las últimas dos también les dan un descanso a los padres.

Carga al niño

Algunos niños no están contentos a menos que estén en brazos, y el pediatra Dr. Sears aconseja sostenerlos como un método para calmarlos e interactuar con ellos. Desde el nacimiento, los niños se pueden cargar con un artículo especialmente diseñado que les permite a los padres utilizar las manos para otras tareas, mientras calman al niño con el movimiento y el calor del cuerpo. Los más grandes también se pueden cargar adelante o atrás, y ambos tipos de dispositivos soportan al niño en una posición natural y cómoda, que permitirá que se quede dormido.

Posiciona al niño

Los niños con gases o cólicos pueden estar molestos durante la siesta, porque no se sienten cómodos en una posición plana. Las posiciones especiales, las cunas con superficies inclinadas y los asientos para bebés los mantienen en una posición inclinada que pueden ayudar a que la pancita se relaje y puedan descansar mejor.

Más galerías de fotos



Escrito por ashley marquez | Traducido por pilar celano