Qué hacer si a tu bebé le gusta golpear a la gente

El mundo es un lugar grande, fascinante y nuevo para los recién nacidos. A medida que el bebé crece, el deseo de explorar el mundo puede causarle mucho dolor a los demás. Es común que a veces los bebés muestren comportamientos de agresión física golpeando, mordiendo y abofeteando.

Razones de los golpes

Conocer la razón por la que tu bebé se descarga contra los demás es el primer paso para detenerlo, según se afirma en Ask Dr. Sears, un sitio web manejado por pediatras. De acuerdo al National Center for Infants, Toddlers and Families, los bebés pueden pegar porque están frustrados o enojados. Las peleas con hermanos, la ansiedad, el sueño y el hambre pueden ser posibles desencadenantes para que el bebé pegue. Mantén un registro de posibles desencadenantes cada vez que tu bebé te pegue a ti o a otra persona. Tal vez descubras que acostarlo en su cama a cierta hora evita que se canse demasiado y pegue por estar frustrado.

Sé ejemplo del comportamiento que deseas ver en él

Reencauzar el golpe de tu bebé puede ser la estrategia más efectiva, según Ask Dr. Sears. Si tu bebé trata de abofetearte, extiende la mano y dale un apretón de manos en lugar de ello. Cuando el bebé copie este comportamiento en el futuro, muéstrale tu entusiasmo. Los bebés también aprenden a comportarse agresivamente de otras personas de la casa, así que es fundamental enseñarles a los demás niños a jugar sin pegarse. Las penitencias de pocos minutos son lo ideal para los niños pequeños y mayores que pegan, según el National Centers for Infants, Toddlers and Families.

Supervisa la hora de juego

La American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría) recomienda supervisar la hora de juego para evitar que se generen guerras. Si la hora de juego comienza a acalorarse o los niños empiezan a pelearse por los juguetes, saca al bebé de allí para proteger a los demás niños. Dale a tu hijo tiempo para calmarse antes de dejarlo jugar con los demás nuevamente. Si tu bebé se pone agresivo en la hora de juego, una nueva actividad o juguete puede distraerlo para que no pegue, según informa la American Academy of Pediatrics (Academia Americana de Pediatría).

Ayuda adicional

Las reacciones constantes de la familia y amigos cuando el bebé pega pueden ayudarlo a refrenar el deseo de pegarles a los demás, según informa KidsHealth, un sitio web sobre desarrollo infantil. A medida que los niños aprenden a hablar, es probable que ya no peguen tanto para comunicar sus sentimientos, pero algunos niños pueden continuar usando la fuerza contra los demás. Pídele ayuda a tu pediatra si el comportamiento agresivo de tu hijo persiste a pesar de tus esfuerzos.

Más galerías de fotos



Escrito por candice coleman | Traducido por noelia menéndez