Qué hacer cuando tu bebé hace un berrinche

En algún momento durante la segunda mitad del primer año de vida de tu hijo, es probable que experimentes una situación reveladora: el primer berrinche de mal genio de tu bebé. A esta edad, los bebés están luchando por su independencia, lo que a veces puede causar una frustración abrumadora, según afirman Don M. Roberton y M.J. South, autores de “Practical Paediatrics". Si tu hijo hace un berrinche, manéjalo con prudencia para establecer un precedente adecuado.

Siente empatía

Cuando tu hijo se enfade y esté por estallar de furia, es posible que puedas disminuir un poco ese enojo si sientes empatía por sus sentimientos de frustración o de enfado, aconseja la Dra. Laura Markham, psicóloga clínica y escritora. Ve directo al grano y dile a tu hijo: "¡Quieres ir afuera a jugar! Entiendo que estés enojado. Es hora de comer primero, llenemos tu panza con una rica comida". Es probable que descubras que le puedes aliviar un poco la frustración simplemente interpretando lo que tu hijo no puede decirte.

Distracciones

Una vez que descubras el motivo de frustración de tu hijo y le demuestres que entiendes su angustia, procede a distraerlo en otro lugar. Descubrirás que distraerlo se volverá un poco más difícil a medida que crezca, pero debería ser algo posible de hacer si tienes una estrategia firme. Un cambio de paisaje puede funcionar de maravillas para distraerlo; a veces irse a otra habitación funciona bien. Puedes decir: "Vayamos a buscar algo rico para el almuerzo. ¿Me ayudas? ¿Quieres manzanas o duraznos para el almuerzo?".

Constancia

El Dr. William Sears, pediatra y escritor, sugiere que te mantengas firme con tu hijo incluso cuando haga un berrinche. Consuélalo y ayúdalo a encontrar otra cosa en la cual concentrarse, pero no te rindas si tu hijo estaba protestando para salirse con la suya. De manera firme y constante tu pequeño aprenderá que lo que dices lo dices en serio y estos berrinches deberán disminuir en frecuencia.

Procede normalmente

Ayúdalo a tu hijo a recuperarse del berrinche dándole un abrazo y un poco de consuelo emocional. Luego de que se calme y se sienta mejor, deja atrás el berrinche y procede normalmente. Un pequeño de esta edad no necesita confrontaciones superfluas para recuperar la compostura, sino simplemente amor y guía impartida con firmeza y tranquilidad.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por noelia menéndez