Cómo batir merengues sin una batidora

Mucho antes de la invención de la electricidad y las batidoras eléctricas, los panaderos y chefs utilizaban sus brazos, los "batidores a mano" originales para montar crema, mezclar los ingredientes y batir los huevos. Con la preparación adecuada y un brazo fuerte tú también puedes hacer merengues sin la ayuda de aparatos de cocina.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Batidor de alambre grande
  • Bol grande de vidrio, acero inoxidable o cerámica
  • Azúcar
  • Huevos pasteurizados
  • Crema tártara
  • Cucharas de medir
  • 4 bols pequeños

Instrucciones

  1. Lava y seca el batidor, los bols y las cucharas de medir para asegurarte de que estén limpios y libres de grasa. Cualquier partícula de grasa hará que las claras de huevo pierdan su voluntad de aumentar.

  2. Mide el azúcar y la crema tártara en pequeños bols en las cantidades requeridas en tu receta para que estén listos para añadirlos a las claras, mientras las bates.

  3. Separa las yemas de huevo y las claras en recipientes separados, de a un huevo a la vez. Inspecciona las claras para asegurarte de que no haya caído nada de la yema antes de transferirlas al bol grande. Agrega cualquier clara contaminada a otras yema a las demás yemas y guárdalas, cubiertas, en el refrigerador para el desayuno o una receta diferente.

  4. Precalienta el horno a 300 ºF (148,9 °C) .

  5. Agrega la crema tártara a las claras de huevo. Bate las claras con rapidez y de forma continua hasta que estén espumosas. Usa un movimiento de agitación y mueve de un tirón para pasar los huevos a través de los alambres del batidor e incorpora la mayor cantidad de aire posible con cada batido. No trates de batir las claras hasta la muerte con fuerza bruta, el batidor hará la mayor parte del trabajo para ti.

  6. Añade el azúcar de a una cucharada a la vez. Continúa batiendo hasta que el azúcar se disuelva antes de agregar otra cucharada. Frota las claras entre tus dedos para asegurarte de que la mezcla esté suave, lo que indica que el azúcar se ha disuelto.

  7. Continúa batiendo hasta que las claras sean brillantes y suaves y se queden a punto nieve al levantar el batidor.

  8. Forma y hornea los merengues.

Consejos y advertencias

  • No utilices un recipiente de plástico, ya que evitará que las claras se monten.
  • Para separar los huevos más fácil, utiliza huevos frescos refrigerados.
  • El azúcar en polvo se disuelve más fácilmente que el azúcar granulado. Haz tu propia azúcar en polvo pasando el azúcar blanco por una licuadora o procesador de alimentos hasta que quede bien fina.
  • Añade "humedad" a la lista de los enemigos del merengue. A menos que tengas aire acondicionado, no hagas los merengues en un día húmedo. Estará demasiado caliente para cocinar de todos modos.
  • Algunas recetas recomiendan poner las claras de huevo a temperatura ambiente para reducir el tiempo de batido, pero esto puede promover el crecimiento de bacterias si los huevos no son pasteurizados. Los merengues no pueden hacerse al horno a una temperatura lo suficientemente alta como para matar todos los microorganismos, por lo que el U.S. Department of Agriculture recomienda el uso de huevos refrigerados o calentar las claras antes de batirlas en la hornilla a 140 ºF (60 °C) por 3 minutos y medio, manteniendo una temperatura para que no se congelen.

Más galerías de fotos



Escrito por donna eigen | Traducido por juan ignacio ceviño