¿Los batidos de proteínas son seguros para los niños?

Las proteínas forman los músculos y tejidos que ayudan a tu funcionamiento corporal. También juegan un papel fundamental en la lucha contra las infecciones y transportan el oxígeno por todo el cuerpo. Los padres de los niños melindrosos para comer (o los que tienen hijos atletas que necesitan energía para los deportes de alta actividad) podrían crear batidos de proteínas, en un esfuerzo para asegurar que sus hijos reciban cantidades adecuadas de proteína. Aunque la suplementación adicional es improbable que dañe a tu hijo, las dietas regulares de la mayoría de los niños ya contienen grandes cantidades de proteínas. El basarte en estos batidos como sustitutos de las comidas es algo que potencialmente puede dañar la salud de tu hijo ya que lo estás privando de los nutrientes importantes que se encuentran en los alimentos integrales.

Importancia

Los batidos de proteínas, que se venden como batidos, listos para beber o como polvos para que combines con leche, agua o jugo para hacer batidos, pueden parecer una buena manera de redondear la nutrición general de tu hijo. A menudo vienen en sabores que gustan a los niños, como la vainilla, el chocolate o la fresa y hay fabricantes que venden muchos batidos para niños. Pese a las afirmaciones de los fabricantes de que los batidos de proteínas mejoran la nutrición o la fuerza, ConsumerReports.org, el portal online de la revista del consumidor, encontró que no son una parte necesaria para la dieta de un niño sano. Incluso si quieres darle a tu hijo proteína extra, hay maneras menos costosas y mejores de hacerlo.

Las necesidades de proteínas de los niños

La cantidad de proteínas que tu hijo necesita depende de su edad, el tamaño corporal, el sexo y el nivel de actividad, pero una buena regla general, de acuerdo con la American Academy of Pediatrics, es que la proteína debe representar alrededor del 15 al 20 por ciento de las calorías diarias de tu hijo. De acuerdo con la página web Kids Health from Nemours, los niños por lo general necesitan comer alrededor de 1/2 g de proteína por cada libra de peso corporal. Esto significa que un niño de 70 libras debe comer alrededor de 35 g de proteína al día. Los niños y adolescentes de más edad muy atléticos podrían necesitar hasta un gramo de proteína por libra de peso para mantener su energía.

Consideraciones

Aunque los atletas pueden necesitar más proteínas si participan en ejercicio físico intenso, la American Academy of Pediatrics recomienda no confiar en los suplementos de proteínas para proporcionar esta nutrición adicional. Advierten que no hay investigación que muestre que los suplementos de proteína mejoran el desarrollo muscular, la coordinación o la fuerza. Buenas fuentes de alimentos integrales de proteína incluyen los huevos, los frutos secos, el queso de soja, los lácteos, las carnes y las pescados. Habla con tu médico sobre las necesidades de proteínas de tu hijo antes de darle cualquier tipo de suplementos, para que así el profesional pueda prestarte asesoramiento y conocimiento sobre las necesidades dietéticas de tu hijo.

Conceptos erróneos

A pesar de que algunas personas se preocupan por la sobredosis de proteínas, el pediatra Dr. William Sears, autor de "The Family Nutrition Book" proporciona la seguridad de que esto es poco probable que se produzca. Sears informa que una persona tendría que comer el doble de la cantidad recomendada de proteínas en una base a largo plazo con el fin de experimentar efectos secundarios negativos. Si tu hijo ha comido demasiado, su cuerpo probablemente descompondrá la proteína y la usará como fuente de energía o la depositará en forma de grasa. Sears recalca que el exceso de proteínas, por lo general, no es un problema en la dieta de los niños, pero muy poca cantidad sí puede serlo.

Prevención y solución

El alimentar a tu hijo de modo nutritivo y con alimentos integrales puede ser una alternativa menos costosa y más saludable que depender de batidos cargados de químicos con el fin de cumplir con las necesidades de proteínas de tu hijo. El personal del Center for Young Women’s Health del Children’s Hospital of Boston recomienda la inclusión de estos alimentos para asegurar que tu hijo reciba las suficientes proteínas: pan tostado con mantequilla de maní, tiras de queso, una tortilla para enrollar con huevos revueltos, queso y salsa, hummus con zanahorias, hamburguesas de pavo, queso de soja o salteados de pollo.

Más galerías de fotos



Escrito por erin carson | Traducido por javier enrique rojahelis busto