Batidos de frutas y vegetales para niños

Puede ser un verdadero reto hacer que los niños coman sus frutas y vegetales, pero los batidos proveen una estrategia ideal para hacer que suceda de una manera que atraiga a los niños melindrosos. Para los batidos puedes utilizar sólo frutas, vegetales o una combinación de ambos. Para hacer más deliciosos los batidos de vegetales utiliza una variedad de vegetales con una pequeña cantidad de frutas como unas cuantas bayas o un par de rodajas de manzana.

Nuevos sabores y adivinanza de sabores

Cuando se trata de posibles ingredientes para batidos casi cualquier fruta o vegetal es una buena opción. Siéntete libre de experimentar con los favoritos de tus hijos y empieza desde ahí. Incluso, si a tus hijos no les gusta normalmente algún tipo de fruta o vegetal, quizá lo disfruten cuando lo mezcles con otros sabores de batidos.

Cornucopias de frutas y vegetales

Las posibles frutas incluyen selecciones frescas o congeladas que sean preferiblemente orgánicas. Por ejemplo, prueba unas bananas frescas para agregar una consistencia espesa a un batido o unas fresas (strawberries), arándanos (blueberries), frambuesas (raspberries), cerezas (cherries), melocotones (peaches) o tomates. La sección de congelados de tu supermercado puede ofrecerte bayas, piña (pineapple), mango y arándanos agrios (cranberries). Los batidos de vegetales pueden incluir apio (celery), pepinos (cucumbers), zanahorias, perejil (parsley) y cilantro. Vierte ingredientes saludables como un puñado de hojas verdes como espinaca y su sabor se mezclará bien con los otros ingredientes.

Otras selecciones deliciosas

Además de las frutas y vegetales nutritivos, agrega alguna proteína saludable como el yogur para aumentar el grosor de los batidos. También considera el kefir o la leche o si evitas los lácteos en tu dieta prueba la leche de coco o de almendra. Para una grasa saludable y satisfactoria vierte algo de aguacate, para más grosor, aceite de coco, aceite de linaza, mantequilla de maní o mantequilla de almendra. Agrega algo de líquido como agua filtrada, jugo de naranja o jugo de manzana para una consistencia más fina. El hielo en cubos o triturado puede convertir la textura del batido en un batido más frío como un helado, el cual puede ser genial para los niños que necesiten enfriarse en los meses de verano o después de haberse ejercitado.

Llenos de nutrientes

No te dejes engañar por los batidos, a medida que los niños los disfrutan están bebiendo cargas de nutrientes. Por ejemplo, 1/2 taza de mitades de fresas frescas contienen 44,7 miligramos de vitamina C y 116 miligramos de potasio y 1/2 taza de arándanos contienen 40 unidades internacionales de vitamina A y 57 miligramos de potasio. También, 1/2 taza de bananas cortadas contienen 2 gramos de fibra y 20 miligramos de magnesio. Para los vegetales, 1/2 taza de espinaca cruda contiene 1.407 unidades internacionales de vitamina A y 15 miligramos de calcio y 1/2 taza de zanahorias picadas contienen 22 miligramos de fósforo y 2 miligramos de calcio.

Creación de mezclas llenas de sabor

Una vez que decidas qué ingredientes incluir es tiempo de pedir ayuda a tu licuadora o procesador de comida. Simplemente agrega los ingredientes uno por uno y mézclalos. Tendrás un batido listo para disfrutar en unos cuantos segundos. Los niños pueden ayudarte pero asegúrate de que tengan supervisión adulta. Es gratificante para los niños ayudar a preparar su comida y a menudo es más probable que prueben las comidas que ellos ayudaron a hacer.

Más galerías de fotos



Escrito por judy wilson | Traducido por alejandra rojas