¿Qué hacen los basquetbolistas profesionales que tienen rodilla de saltador?

La rodilla del saltador (tendinitis rotuliana) es una condición que muchos jugadores están forzados a enfrentar ante una temporada larga. Los basquetbolistas profesionales compiten en 82 partidos durante la temporada regular y sus rodillas sufren una tremenda cantidad de abuso en el transcurso de un año. Cuando el tendón rotuliano se inflama, produce un malestar que impacta en el jugador en el proceso de saltar.

Precalienta antes de entrenar

Nunca salgas al campo de juego y comiences a practicar o jugar sin haber entrado en calor. Corre durante al menos cinco minutos para comenzar. Después, debes hacer un poco de estiramiento dinámico de caderas, cuádriceps, rodillas, isquiotibiales y bíceps femorales. Entrar en calor adecuadamente te ayudará a reducir el riesgo de desarrollar un caso serio de rodilla de saltador.

Fortalecimiento fuera del campo de juego

Un jugador profesional debe entrenar fuera del campo de juego y mejorar sus habilidades en el mismo. Los ejercicios adecuados para el desarrollo de la fuerza incluyen curls y press de piernas, flexiones de brazos y elevación de pantorrillas. Cuando desarrollas fuerza en los músculos que sostienen a la rodilla, tienes mejores probabilidades de evitar la tendinitis rotuliana.

Hielo en las rodillas

Para reducir la inflamación después de jugar, debes aplicar hielo a la rodilla después de cada partido o entrenamiento. Rodea ambas rodillas con hielo durante 15 a 30 minutos para reducir la inflamación. Aún si no sientes síntomas, es mejor adoptar el hábito para reducir el riesgo de desarrollar rodilla de saltador. Si ya tienes el problema, reducirás inmediatamente el dolor e inflamación usando el hielo.

Tratamiento médico

Debes ser honesto contigo mismo, tu entrenador y tu médico. Cuando sientas dolor al moverte por el campo de juego y este no pasa, no deberías estar jugando. El descanso puede ayudar a la recuperación, pero la continuidad de partidos teniendo este problema puede llevar a problemas más graves. Es más probable que se produzca daño de ligamentos, tendones y cartílagos cuando los jugadores no descansan. No deberías intentar jugar con dolor. Necesitan tomarse un tiempo y buscar tratamiento médico.

Más galerías de fotos



Escrito por steve silverman | Traducido por mariana palma