Barreras para el deporte y la actividad física

Si has tomado la decisión de comenzar un programa de ejercicios, podrías encontrar desafíos que te hagan difícil la práctica de deportes o actividad física. Algunas de estas barreras quizás no puedes cambiarlas, como las limitaciones financieras o físicas. Otras barreras pueden modificarse, como el tiempo o las excusas por aburrimiento.

Finanzas

Las actividades de deportes grupales y los gimnasios (especialmente los mejor equipados que incluyen piscinas y otros servicios) frecuentemente requieren un pago por una afiliación. Si tienes un presupuesto restringido, podrías no tener fondos adicionales para las actividades físicas. Puedes superar esta barrera encontrando actividades deportivas gratuitas en tu comunidad o estableciendo un juego deportivo semanal con tus amigos o compañeros de trabajo. Una cuota para el gimnasio no es excluyente para realizar actividad física ya que puedes caminar al aire libre de manera gratuita.

Tiempo

"No tengo tiempo para el ejercicio" es una de las excusas más comunes. Tus actividades diarias probablemente consisten en el trabajo, familia, deberes del hogar u otras responsabilidades. Encontrar el tiempo para la actividad física podría ser difícil. Una forma de superar las limitaciones de tiempo es programar el tiempo de ejercicio en tu calendario como lo harías con cualquier otra cita.

Limitaciones físicas

Las lesiones o la genética pueden inhibir tus aptitudes físicas. Si sufres artritis, dolor de espalda, molestia en las rodillas o lesiones en los hombros, podrías ver todo esto como una barrera para participar en actividades físicas. El dolor y otras limitaciones físicas no tienen que significar el fin de tus sesiones de ejercicio. Si tienes lesiones o dolor en los hombros, puedes sustituir los ejercicios de la parte superior del cuerpo por movimientos en la parte inferior. Los ejercicios en la piscina son más sencillos que las actividades sobre el suelo para tu cuerpo si sufres de artritis.

Aburrimiento

Si has estado participando en el mismo deporte o actividad por años, quizás comiences a aburrirte. El aburrimiento se muestra a sí mismo cuando sientes falta de motivación o comienzas a disminuir el tiempo de tus ejercicios. Cuando el aburrimiento llega, es momento de cambiar tu rutina. Podrías ejercitarte con una pareja para ayudar a motivarte o visitar un gimnasio diferente para cambiar la atmósfera.

Más galerías de fotos



Escrito por lisa m. wolfe | Traducido por laura de alba