Baños fríos antes de los entrenamientos

Enfriar, por medio de una bolsa de hielo o de un baño frió, es una de las técnicas más utilizadas en el deporte para prevenir o tratar las lesiones, como músculos adoloridos. A pesar de que algunos atletas realizan baños fríos después de un ejercicio vigoroso, algunos creen que enfriarse antes de hacer un ejercicio también puede proporcionar beneficios. A pesar de que los baños fríos pueden ayudar a reducir el dolor, no está claro qué efecto, si lo hay, tienen sobre la función muscular.

Fisiología del enfriamiento corporal

Los baños fríos y otras fuentes de baja temperatura tienen numerosos efectos sobre el cuerpo humano. Al principio, según HealthFiend, el hielo hace que los vasos sanguíneos se contraigan, lavando de esta manera el ácido láctico y otras toxinas de los músculos. Luego, al salir del baño frío, los vasos sanguíneos se relajan, permitiendo que la sangre fresca entre a los tejidos. Según Intelligent-Triathalon-Training, se cree que la temperatura fría ayudaría a reducir la inflamación y mejorar la activación muscular. El enfriamiento también puede ayudar a disminuir la actividad metabólica de los músculos y a sentirte relajado. Aunque estos efectos son más comúnmente usados para ayudar al cuerpo a recuperarse después del ejercicio, y no antes, algunos de estos efectos también pueden ser útiles antes de realizar algún ejercicio.

Hielo y dolor

Una de las razones porque las personas prefieren tomar un baño frió antes de hacer un ejercicio es para reducir el dolor muscular. Además de reducir la inflamación, lo que puede causar tumefacción y dolor en las articulaciones doloridas. Un estudio en el 2004 publicado en el Journal of Athletic Training descubrió que el uso de hielo es significativamente efectivo para reducir el dolor en una variedad de situaciones. The New York Times sugiere que esto puede ser debido a que la temperatura fría ayuda a disminuir la actividad de los nervios sensoriales, reduciendo la señalización del dolor.

Baños fríos y fuerza

Los efectos de un baño frío sobre la fuerza muscular no están claros. Un estudio, publicado en el año 2002, en el Journal of Orthopaedic and Sports Physical Therapy, descubrió que la aplicación de hielo en el músculo sóleo mejoró la cantidad de fuerza que puede generar. Por otro lado, una reseña publicada en el año 2012 en Sports Medicine descubrió que la mayoría de los estudios han encontrado que la aplicación de hielo en un músculo reduce su fuerza. Esto indica que sumergirse en un baño frió antes de una sesión de ejercicio en realidad podría dificultar el rendimiento.

Lesiones

Los baños fríos antes de los entrenamientos podrían aumentar el riesgo de lesión. Si tus músculos y articulaciones se encuentran adormecidos por el baño frío, pueden no ser efectivos en la estabilización de las articulaciones, resultando en un aumento del riesgo de torceduras, esguinces y otras lesiones. El artículo del año 2012 en Sports Medicine sugirió también que el enfriamiento corporal puede reducir el control de los movimientos finos de los músculos. De todos modos, antes de empezar cualquier régimen de enfriamiento antes de un ejercicio, es importante hablar con un médico u otro profesional de aptitud física antes de realizar un cambio significativo en tu régimen.

Más galerías de fotos



Escrito por adam cloe | Traducido por liz mancilla