Cómo hacer un baño para prevenir o aliviar los calambres de piernas

Las quejas comunes entre los atletas incluyen los calambres entre los ejercicios y después de los mismos. Los calambres musculares a menudo se dan por una combinación de músculos tensos, clima extremo cálido o frío, hidratación incorrecta y/o disminución de los electrolitos. Los calambres pueden tratarse y prevenirse al relajar los músculos, rehidratarte y equilibrar los niveles de electrolitos en el cuerpo. Hacerte un baño en un jacuzzi caliente o frío puede proveer alivio. Si es posible, habla con un profesional de la salud para determinar qué baño es más apropiado para tu condición.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Bañera grande o jacuzzi
  • Termómetro
  • Hielo (para baño frío de agua)
  • Sal Epsom (para baño caliente de agua)
  • Temporizador

Instrucciones

    Baño de agua caliente

  1. Habla con tu médico antes de empezar tu régimen de baños. Con precauciones, estos tratamientos pueden hacerse en casa. Reúne todos los materiales necesarios para completar el baño de agua caliente.

  2. Llena la bañera con agua caliente, revisando la temperatura a medida que se llene. Ajusta la temperatura del agua para que indique de 90 a 104 grados Fahrenheit. El baño de agua caliente relajará los músculos tensos, pero puede quemar la piel si está muy caliente.

  3. Mide de 1/2 a 1 taza de sales Epsom dentro de la bañera. Para una mejor absorción de sal, deja que la misma se disuelva por completo en el agua caliente.

  4. Estira tus músculos durante el baño. Sostén los estiramientos por 20 a 30 segundos a la vez, dejando que el músculo se relaje. Los estiramientos combinados con el calor aumentarán el flujo de sangre al área y disminuirán los espasmos y el dolor muscular.

  5. Sumerge tus músculos en agua caliente por 15 a 30 minutos. Para relajar más tus músculos, masajea el área después de dejarla en remojo. Esto también ayudará a aliviar los calambres después de un baño caliente.

    Baño de agua fría

  1. Vierte agua fría dentro de la bañera mientras reúnes el hielo y el termómetro. El hielo debe estar a un lado del baño de agua fría. Métete en el agua fría. El hielo debes agregarlo gradualmente, como lo toleres.

  2. Mide la temperatura del agua. Ajusta la temperatura del baño a un nivel cómodo, manteniendo la temperatura más alta que los 50 grados Fahrenheit, pero más fría que los 60 grados Fahrenheit.

  3. Descansa dentro del baño de hielo por cinco a 20 minutos como lo toleres. Presta atención a las señales de hipotermia o congelamiento de las extremidades.

  4. Masajea el área después de remojarla. El masaje ayudará a regresar el flujo de sangre al área después de un baño de hielo.

Consejos y advertencias

  • Las terapias frías son más beneficiales en las primeras 48 horas de la lesión. El agua fría actúa como un analgésico para ayudar a aliviar el dolor y a disminuir la intensidad y la frecuencia de los calambres. De acuerdo a un estudio publicado en The Journal of Athletic Training, las terapias frías o una combinación de terapias calientes y frías (baño de contraste), han sido más efectivas que aplicar sólo la terapia de calor para disminuir el dolor muscular.
  • Los diabéticos y otros con mala circulación deben consultar con su doctor antes de hacerse el baño. Cuando escojas una terapia, comprende que el calor nunca debe aplicarse hasta por lo menos 48 horas después de la lesión. Los baños calientes aumentarán la circulación a un área, lo cual puede causar inflamación.

Más galerías de fotos



Escrito por kristen mccarty | Traducido por alejandra rojas