Cómo hacer un baño de leche y avena

Los baños de leche y avena combinan las propiedades relajantes de la leche y la avena, las cuales reducen el enrojecimiento de la piel y la irritación. La avena es especialmente conocida por sus beneficios humectantes para la piel, mientras que la leche ayuda a calmar la piel y a aliviar el enrojecimiento. Estos beneficios son considerados especialmente ventajosos para los bebés que tienen dermatitis del pañal o aquellos que tienen varicela o erupciones para la piel. Para crear un baño de leche y avena necesitas unos ingredientes simples que puedes encontrar en tu hogar. Además puedes añadir aceites y aromas al baño para una mejora con aromaterapia.

Nivel de dificultad:
Fácil

Necesitarás

  • 1 taza de almidón de maíz
  • 2 tazas de leche en polvo
  • 1/2 taza de bicarbonato de sodio
  • 1/2 taza de harina de maíz
  • Licuadora

Instrucciones

    Preparar el baño de avena y leche

  1. Coloca la avena en la licuadora y luego usa la función pulverizadora (o el ajuste más alto) en la máquina. Apágala cuando la avena haya logrado una textura de polvo.

  2. Agrega almidón de maíz, bicarbonato de sodio y leche en polvo a la mezcla y combina bien. El producto estará bien mezclado cuando tenga un aspecto lechoso y se sienta suave al tacto.

  3. Agrega de tres a seis gotas de un aceite esencial (si así lo deseas) como el de lavanda, de menta, de almendras, de rosa y otros aceites a la mezcla para agregarle un aroma placentero.

  4. Almacena en un recipiente hermético de plástico si no usarás la mezcla inmediatamente. Mantenlo en el refrigerador hasta que estés listo para usarla.

    Preparar el baño

  1. Llena en la tina con agua a la temperatura deseada (no demasiado caliente, ya que esto puede causar irritación o enrojecimiento de la piel).

  2. Agrega de 2 a 3 cucharadas de tu baño de leche preparado al baño.

  3. Revuelve la mezcla con la mano o con el pie para asegurarte de que queda bien combinada con el agua del baño.

Consejos y advertencias

  • Si deseas disfrutar de las propiedades exfoliantes del baño, agrega sal de mar a la mezcla de avena y leche. Otras adiciones posibles incluyen los pétalos de rosa o el romero seco.

Más galerías de fotos



Escrito por rachel nall | Traducido por alejandra prego