Cómo hacer un baño facial a vapor

Un baño facial a vapor es un tratamiento a menudo solicitado en los spas. Este ayuda a aflojar la suciedad y la basura alojada en los poros, humedeciendo la piel y unificando el tono cutáneo. Sin embargo, no tienes que perder un montón de tiempo o dinero en un baño facial a vapor. Con algunos aceites esenciales o hierbas de tu elección, puedes disfrutar de un baño facial a vapor en casa.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Olla
  • Recipiente grande de cerámica o de vidrio
  • Aceite esencial de lavanda (o aceites o hierbas de tu elección)
  • Toalla
  • Astringente

Instrucciones

    Hacer un baño facial a vapor

  1. Hierve 4 tazas de agua en una olla y agrega seis gotas del aceite de lavanda o de otro aceite esencial, o 1 taza de hierbas frescas o secas. Tapa la olla y deja que las hierbas o que el aceite reposen durante cinco minutos. (Para ayudarte a decidir cuál es el aceite o las hierbas que más te gustan, echa un vistazo a la lista en organicfacts.net).

  2. Vierte el agua en un gran recipiente de cerámica o de vidrio que esté colocado de forma segura sobre una mesa. Siéntate a la mesa con una toalla envuelta sobre la parte superior de la cabeza, como si fuera una carpa, y coloca el recipiente de baño a vapor debajo de tu rostro. Esta carpa ayudará a mantener la humedad en la piel.

  3. Mantén tu rostro alejado a 8 pulgadas (20,32 cm) del recipiente con agua caliente y debajo de la carpa durante seis minutos. Enjuágate la cara con agua tibia y luego usa un astringente. Un astringente simple, como el hamamelis está bien.

  4. Salpica suavemente agua fría en la cara, y masajea la piel seca con una toalla suave.

Consejos y advertencias

  • Los aceites esenciales se pueden comprar en las tiendas naturistas y en muchos grandes almacenes. Las hierbas se pueden conseguir frescas o secas, pero luego deben ser aplastadas y colocadas en agua.
  • El aceite de lavanda, de acuerdo con los expertos en Organic Facts Directory, tiene propiedades anti-inflamatorias y también promueve la relajación.
  • Si padeces de asma, habla con tu médico antes de comenzar cualquier tratamiento que involucre la inhalación de los aceites o hierbas.

Más galerías de fotos



Escrito por traci joy | Traducido por priscila caminer