Baño casero para unos pies con piel seca

Remojar tus pies puede suavizar la piel seca al mismo tiempo que calma los pies cansados o adoloridos. Aunque hay baños comerciales disponibles, estos a menudo son costosos y difíciles de personalizar. Al hacer tu propio baño casero para pies puedes alterar la concentración de los ingredientes para asegurarte de obtener los mejores beneficios, mientras reduces la probabilidad de la irritación de la piel causada por la adición innecesaria de químicos y preservativos. Si tu piel está severamente seca o si desarrollaste grietas u otros síntomas consulta a tu doctor.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Necesitarás

  • Toalla o almohadilla absorbente
  • Tazón grande
  • Sales epsom
  • Bicarbonato de sodio
  • Aceites esenciales
  • Humectante

Instrucciones

  1. Recuesta la toalla o almohadilla absorbente en el piso donde vayas a remojar tus pies. Esto evitará dañar el piso o alfombra si ocurre algún derrame de agua durante el baño para tus pies.

  2. Llena dos tercios de un tazón con agua tibia. El tazón debe ser lo suficientemente grande para que ambos pies se ajusten cómodamente. Si el tazón es muy pesado para moverlo una vez lleno, colócalo en la ubicación deseada y utiliza una jarra para llenarlo. American Geriatrics Society recomienda no utilizar agua caliente ya que hacer esto empeora la resequedad y causa daño en el tejido.

  3. Agrega 1 taza de sales epsom al agua tibia. Utiliza tu mano o una cuchara plástica grande para mezclar el agua hasta que las sales estén completamente disueltas.

  4. Mezcla 1 cucharada de bicarbonato de sodio por un cuarto de agua si sufres de piel seca y de olor en los pies. Además, para aliviar la piel seca al sumergir tus pies en bicarbonato harás que el pH de tu piel sea más ácido de modo que estará menos habitable para las bacterias responsables del olor de los pies, de acuerdo con lo que indica la doctora Suzanne M. Levine, una podóloga de Mount Sinai Hospital.

  5. Experimenta con hierbas o aceites esenciales para humectar tu piel y agregarle fragancia a tu baño para pies. SkinHelp.co.uk recomienda la menta (peppermint), el aloe vera, la manzanilla (chamomile) y el hinojo (fennel) para aliviar la resequedad. El sitio web MarthaStewart.com sugiere agregar aceite esencial de hierbabuena o limón al agua para aliviar los pies cansados.

  6. Retira los pies del baño para pies cuando el agua se ponga fría o después de 20 minutos. Si notas que aumentó la resequedad, la picazón, el sarpullido u otros síntomas deja de remojar tus pies y consulta a tu doctor.

  7. Hidrata los pies secos, ásperos o con picazón después de sumergirlos aplicando una loción humectante a las áreas secas mientras tus pies siguen húmedos. La piel demasiado seca puede beneficiarse de un humectante a base de aceite, ya que estos son más efectivos para atrapar la humedad dentro de la piel.

  8. Seca bien tus pies después de darles un baño. Esto es especialmente importante si sufres de hongos en las uñas o pie de atleta, ya que los hongos responsables de estas condiciones prosperan en los ambientes húmedos. No frotes tu piel seca ya que esto puede empeorar la resequedad y la irritación. En lugar de eso, sécalos amablemente con una toalla suave.

Consejos y advertencias

  • Sumergir tus pies por 20 minutos a diario en una solución de dos partes de agua con una parte de vinagre puede ayudar a combatir el hongo en las uñas y el olor de los pies. Sin embargo, el vinagre puede resecar la piel y en ese caso debes disminuir su concentración o minimizar la frecuencia de los baños si notas que tu condición empeora o desarrollas irritación.

Más galerías de fotos



Escrito por sandra ketcham | Traducido por alejandra rojas