Bandas de resistencia para el entrenamiento de velocidad y agilidad

El Entrenamiento de la velocidad y la agilidad es una parte integral de cualquier programa de rendimiento deportivo. Atletas de pista, jugadores de fútbol y baloncesto, competidores del deporte de raqueta, estrellas del fútbol, lo que sea, cualquier atleta puede beneficiarse de ser más rápido y más móvil. Correr a velocidades rectas y usar herramientas de agilidad, como la escalera o conos, sin duda puede mejorar tu velocidad y agilidad, pero para un verdadero impulso a tu entrenamiento, comienza a incorporar bandas de resistencia.

Saltando alrededor

La construcción de un salto vertical más grande o salto de longitud hace a tus piernas más potentes, se traduce en un aumento de la velocidad de aceleración. Regular saltos en cuclillas, saltos de la caja y los saltos de mesa son los movimientos básicos en los entrenamientos de muchos atletas profesionales, pero la adición de bandas en la ecuación lleva a tu entrenamiento a un nivel superior. El entrenador de fuerza con sede en Boston, Tony Gentilcore, recomienda saltos grandes de banda-resistida, donde atas la banda alrededor de una estructura vertical y el bucle alrededor de tu abdomen, luego saltas hacia adelante con tanta fuerza como puedas. Puedes utilizar un método similar en los saltos verticales. Colocas el lazo de la banda sobre tus hombros y haz que un compañero sostenga el otro extremo en el suelo, o asegúrala bajo algo pesado, luego salta en el aire tan alto como puedas.

Correr a la cima

Correr hacia postas, correr hacia una colina y correr en escalera están probados y testeados como métodos para aumentar la velocidad. Sin embargo, correr con bandas se pasa por alto. Correr con bandas es ideal para aumentar la velocidad cuando tienes un espacio limitado, señala el entrenador Jason Ferruggia de Renegade Strength and Conditioning (Renegado de fuerza y acondicionamiento). De la misma manera que tú lo hiciste para el salto vertical, luego hazlo en contra de la tensión de la cinta. Vas a necesitar dos o tres bandas, dependiendo de tu fuerza, y mantener los pasos cortos, añade Ferruggia. Haz que un compañero de entrenamiento hábil te ayude en caso de tener dificultades con las bandas. Corre hacia delante cinco o seis pasos, a continuación, realiza los pasos al revés para volver al punto de partida.

Ir de costado

Ser capaz de moverse de un lado a otro de forma rápida es una característica clave que se necesita para cualquier deporte básico. Necesitas tener suficiente fuerza de una sola pierna para iniciar y detener los movimientos de forma segura, puedes acelerar y desacelerar, y frenar con control, de acuerdo con Mike Boyle, propietario de Mike Boyle Strength and Conditioning in Massachusetts (Mike Boyle Fuerza y ​​acondicionamiento). Una vez que domines los ejercicios laterales básicos, tales como estribos y saltos laterales, comienza a usar la banda para hacer las cosas más duras. Para derrapes laterales, date una vuelta de una banda ligera alrededor de tu cintura y un compañero debe sostenerte los extremos, mientras que arrastras los pies de tres a cuatro pasos contra la tensión de la cinta. Haz lo mismo para saltos laterales.

Bandas para tus nalgas

Los músculos de las nalgas o glúteos son fundamentales en el desarrollo de la velocidad máxima. La falta de formación específica conduce a los músculos de los glúteos a no activarse y puede poner un freno a tu velocidad, afirma el entrenador de fuerza, Kelly Baggett. Para trabajar los glúteos con bandas, realiza paseos con la banda X, donde estás parado con ambos pies en el medio de una banda, tiras de los extremos y corres hacia un lado. También, las extensiones de cadera funcionan bien. Arrodíllate sobre el suelo, envuelve una banda bajo la suela de un pie y asegura los extremos de la banda bajo tus manos. Patea la pierna de atrás hasta que este recta, y luego resiste la tensión de la cinta al mover tu pie. Haz todas las repeticiones con la banda alrededor de un solo pie, luego cambia de lado.

Más galerías de fotos



Escrito por mike samuels | Traducido por shirley marisel rollano