Banda caminadora vs. correr en la calle

Correr en la calle y correr en la banda caminadora son formas populares de ejercitarse y cada uno tiene fuertes defensores. Lo que no está claro, sin embargo, es cómo se compara entrenar en una banda caminadora con correr al aire libre. Existen algunas investigaciones que han mirado los beneficios de ambos ejercicios, pero muchas de las comparaciones se reducen a las preferencias personales.

Beneficios físicos

Correr en la calle o en una banda caminadora proporciona varios beneficios para la salud, incluyendo la disminución de la presión arterial, una mejor función pulmonar y rendimiento cardiovascular, de acuerdo con un artículo realizado por Elizabeth McLeod Sadler de la Universidad Vaderbilt. Existe alguna evidencia, sin embargo, de que correr al aire libre tiene una ligera ventaja sobre el uso de la banda caminadora. Con base en un estudio publicado en el Diario de Psicología, la resistencia del viento y la necesidad de recorrer las curvas y vueltas en la calle causa que el corredor gaste más energía al aire libre que cuando corre en una banda caminadora.

Los elementos

Correr en la calle expone a los participantes a todos los aspectos buenos y malos del entorno. Algunos corredores prefieren el aire libre sin importar el clima, encontrando el aire fresco vigorizante. Para otros, la idea de mojarse en la lluvia o cubrirse para protegerse del frío les da la razón suficiente para no hacer ejercicio ese día. El resultado final es que algunos corredores se sienten más motivados a ejercitarse diariamente sin que los elementos sean un factor decisivo.

Seguridad

Dependiendo del lugar en el que vivas, puede ser perfectamente seguro correr al aire libre en cualquier momento del día. Desafortunadamente, muchos lugares no ofrecen esta tranquilidad. En las áreas urbanas los corredores deben ser cautelosos cuando corren solos en vecindarios peligrosos. En áreas rurales y suburbanas correr en el camino también es peligroso, ya que los vehículos no siempre están al tanto de la gente corriendo en la calle. Las bandas caminadoras, por otro lado, no presentan ninguno de estos riesgos.

El terreno

Una banda caminadora ofrece una superficie suave y consistente para correr que puede ser mucho más benévola con las piernas y los pies que la calle. Las superficies de los exteriores tienen a ser desiguales por lo tanto se debe ser más cuidadoso al correr. Los baches, las rocas y otros obstáculos son una constante. Al mismo tiempo, algunos corredores encuentran que el terreno variado de la calle es más desafiante e interesante que la repetitiva superficie de la banda caminadora, que nunca varía.

El factor aburrimiento

Una queja entendible en contra de la banda caminadora es que son inherentemente aburridas. Sin la oportunidad de cambiar de escenario un entrenamiento puede a veces tornarse tedioso. Muchas bandas caminadoras tienen programas que automáticamente varían la inclinación y la velocidad, lo que hace más divertido el entrenamiento, pero el paisaje no cambia a menos que la banda caminadora esté ubicada al frente del televisor. Correr en la calle proporciona algo de variación, pero a menos de que vivas en un área con muchos caminos, estarás haciendo el mismo recorrido en diversas ocasiones. Sin embargo, correr al aire libre ofrece la oportunidad de ejercitarse con amigos, en grupo o con el perro, mientras que con la banda caminadora es más frecuente que sea una experiencia en solitario.

Conclusión final

La banda caminadora y correr en la calle proporcionan ventajas y contras. Correr en la calle puede tener una ligera ventaja en cuanto a los beneficios físicos, aire fresco y variedad, pero la banda caminadora ofrece seguridad, ausencia del mal tiempo y una superficie cómoda. Evalúa todas las variables y determina la importancia de cada una a la hora de decidir qué camino vas a tomar.

Más galerías de fotos



Escrito por irene lang | Traducido por pattricia patino