Bañar a un recién nacido durante el invierno

Mantener a tu recién nacido seguro, cálido y cómodo serán algunas de tus preocupaciones urgentes cuando cuidas a tu nuevo bebé. Un recién nacido necesita baños regulares para mantenerlo limpio, pero las recomendaciones en cuanto a la frecuencia cambian durante el invierno para evitar la ocurrencia de problemas y cuestiones relacionadas con la piel.

Preocupaciones relacionadas con el invierno

Debido a que el aire del invierno es más frío y a menudo más seco, puede ser difícil evitar la piel seca durante los meses de invierno. Además, la calefacción de invierno puede contribuir a secar el ambiente del interior, lo que puede secar la piel. La delicada piel de un recién nacido se hace más susceptible a la piel seca del invierno, según el Grosse Pointe Dermatology Skin Care Center.

Frecuencia

La frecuencia recomendada para bañar a un bebé varía entre los expertos. Algunos recomiendan tres a cuatro baños por semana en general, durante el primer año de vida. Reducir esta frecuencia a dos baños por semana es suficiente durante el invierno, según afirma la American Academy of Pediatrics.

Ambiente para el baño

El ambiente en el cual bañas a tu recién nacido debe ser lo suficientemente cálido para que se sienta cómodo y libre de corrientes de aire que podrían enfriarlo, afirma un folleto sobre el cuidado del recién nacido, publicado por la Norway India Partnership Initiative. Asegúrate de que el agua que utilices esté cómodamente cálida para tu bebé para evitar que se enfríe.

Consejos sobre el horario del baño

Mantén a tu bebé en el agua caliente por menos de 10 minutos para evitar que su piel se seque innecesariamente. No dejes que el agua se evapore en la piel de tu bebé. En lugar de ello, envuélvelo inmediatamente en una toalla grande y luego sécalo suavemente con la misma, tal como aconseja el sitio web HealthyChildren.org. Al envolverlo inmediatamente ayudas a mantenerlo caliente y puedes calmarlo rápidamente después del baño. Aplica una crema humectante hipoalergénica sin perfume en la piel de tu bebé inmediatamente después de secarla si notas signos de piel seca. Sólo utiliza un jabón suave en las zonas del cuerpo de tu bebé que están oleosas o sucias, como su cabeza o las zonas del pañal, aconseja el Dr. y autor William Sears, con el sitio web AskDr.Sears. El agua corriente generalmente está bien para la mayoría del cuerpo de tu bebé y no secará su piel tan rápidamente.

Más galerías de fotos



Escrito por kathryn hatter | Traducido por aldana avale