B6 y el primer trimestre

El primer trimestre es a menudo la parte más físicamente exigente del embarazo. Aunque todavía no se te nota, sin embargo, sin duda te sientes diferente. Pasas largo rato cerca del inodoro, esperando que las náuseas pasen pronto para que puedas empezar a disfrutar el milagro de una nueva vida. Una vitamina llamada piridoxina o B-6 puede mejorar tus síntomas y ayudar a que tu hijo en camino crezca y se desarrolle adecuadamente.

Beneficios de B-6

La piridoxina ayuda al cuerpo a metabolizar los nutrientes, incluyendo las grasas, carbohidratos y proteínas. Más de 100 reacciones enzimáticas metabólicas dependen de esta vitamina, de acuerdo con la Office of Dietary Supplements (Oficina de Suplementos Dietéticos). Es buena para tu bebé, ya que parece contribuir al crecimiento y desarrollo del feto, especialmente de su cerebro y sistema nervioso.

Vitamina B-6 y las náuseas matutinas

Aproximadamente la mitad de todas las mujeres experimentan náuseas matutinas inofensivas, aunque incómodas, en el primer trimestre del embarazo, de acuerdo con la American Pregnancy Association (Asociación Americana del Embarazo). El malestar estomacal por lo general comienza a las seis semanas de gestación y con frecuencia termina a las 12 semanas. Aunque el mecanismo no se entiende bien, la vitamina B-6 puede aliviar estos síntomas en algunas mujeres. Un estudio realizado por la University of Iowa College of Medicine (Facultad de Medicina de la Universidad de Iowa) y publicado en "Obstetrics and Gynecology" (Obstetricia y Ginecología) mostró que los suplementos de vitamina B-6 pueden ser un tratamiento efectivo para las náuseas y los vómitos durante el embarazo.

Fuentes dietéticas de piridoxina

Puede ser difícil derrotar a las náuseas en el primer trimestre, pero el consumo de alimentos ricos en vitamina B-6 puede calmar tu estómago. Ocho onzas (237 ml) de jugo de ciruela pasa contienen 0,56 mg de B-6 que puede ayudar a aliviar otros síntomas incómodos del embarazo, como el estreñimiento. La carne y el pescado, como el salmón, cerdo y pollo, son también ricos en piridoxina. Las verduras de hoja verde como las espinacas contienen B-6 y ácido fólico, que también es esencial para el desarrollo neurológico del bebé.

Consideraciones y precauciones

Debes ser capaz de obtener toda la vitamina B-6 que necesitas de una dieta variada saludable. Si estás teniendo problemas para comer, las vitaminas prenatales contienen más de la dosis completa recomendada de piridoxina. No tomes suplementos adicionales sin consultar a tu médico primero. Las cantidades excesivas de piridoxina pueden causar daño nervioso irreversible. Además, una sobredosis durante el primer trimestre puede causar defectos de nacimiento y provocar que el feto desarrolle una dependencia a la piridoxina.

Más galerías de fotos



Escrito por carolyn robbins | Traducido por barbara obregon