Azúcar y náuseas

La relación entre el azúcar y las náuseas es compleja. En algunos casos, el azúcar puede causar una reacción, haciéndote sentir nauseabundo. En otras situaciones, podrías sentirte mareado y con ganas de tomar azúcar para aliviar la incomodidad. Adicionalmente, el azúcar en tu sangre puede fluctuar entre estar muy alta o muy baja, lo que ocasiona también sensaciones de nauseas. Y, claro, muchos bocadillos azucarados pueden causarte náuseas también. Si la náusea te causa muchas molestias, debes contactar a tu doctor.

Intolerancia al azúcar

Si no cuentas con la facilidad de digerir la azúcar simple, llamada fructosa, encontrada principalmente en las frutas, podría significar que tienes intolerancia heredada a la fructosa, de acuerdo a la página web de de la biblioteca nacional de genética de medicina de los EE.UU. Los síntomas se desarrollan en la infancia, cuando las frutas son probadas por primera vez. En adición a la náusea, otros síntomas suelen ser diarrea, hinchazón, dolor abdominal, baja azúcar en la sangre y dificultad para desarrollarse. Si continúas la ingestión de fructosa, puede llevarte a daño de hígado y riñón, y eventualmente provocar convulsiones, coma o la muerte. La intolerancia hereditaria a la fructosa afecta a uno en 20.000 a 30.000 personas al año en todo el mundo.

Remedios a la náuseas

Si tus náuseas surge por una infección, herida, deshidratación, mareo o migrañas, puedes llegar a calmar a tu estómago y prevenir el vómito mediante pequeños sorbos de líquidos azucarados como el refresco, paletas o jugo de manzana. Los líquidos frescos proveen parte de el efecto calmante, pero el azúcar funciona más eficientemente que el agua sola para calmar las náuseas, de acuerdo con QuickCare.org.

Alto nivel de azúcar en la sangre

La hiperglucemia, o alto nivel de azúcar en la sangre, afecta a diabéticos con síntomas que se van desarrollando a lo largo de días y semanas. Los signos más tempranos incluyen un incremento en la necesidad de orinar, mucha sed, dolor de cabeza, fatiga y visión borrosa. Si se deja sin tratamiento, la hiperglucemia progresa hasta incluir náuseas y vómito, debilidad, confusión, boca seca, dolor abdominal y coma. Si estás demasiado enfermo como para comer o tienes la lectura del azúcar arriba de 240mg/dL, debes buscar inmediatamente asistencia médica.

Bajo nivel de azúcar en la sangre

El bajo nivel de azúcar en la sangre, también conocido como la hipoglucemia, afecta a muchos diabéticos, pero puede también afectar a los no diabéticos, causando náuseas, fatiga, mareo y dolores de cabeza. De acuerdo con el doctor Otis Brawley, médico y director de la Sociedad Americana de Cáncer, los no diabéticos pueden usualmente evitar ataques de hipoglucemia comiendo bocadillos con carbohidratos frecuentemente. Los alimentos que contengan azúcar pueden rápidamente incrementar el nivel de azúcar en la sangre. Más común, es que el nivel bajo de azúcar en la sangre pueda ser el resultado de un tratamiento diabético demasiado estricto, el cuál puede ser corregido mediante medicación o una dieta.

Comer en exceso

Las náuseas pueden resultar de comer demasiado, sin importar tu tipo de sangre, pero los dulces generan agua en tu sistema digestivo, lo cual hace a tu estómago sentirse molesto, de acuerdo a la nutricionista certificada Joanne Larsen. Comer pequeñas porciones de comida endulzada usualmente puede resolver el problema. Sino, habla sobre la situación con tu doctor.

Más galerías de fotos



Escrito por allison stevens | Traducido por héctor muñoz