¿Es el azúcar en la leche natural o añadida?

La lactosa es el tipo de azúcar que se produce naturalmente en la leche. Se encuentra en la leche de animales tales como vacas y cabras, así como la leche materna humana. La leche de vaca normal comprada en tu tienda local de comestibles no contiene azúcar añadida. Si compras leches saborizadas, como las de chocolate o fresa, se les añade azúcar para endulzarla. Las leches alternativas como las de almendra, soja o avena también pueden contener azúcar añadida. Revisa cuidadosamente las etiquetas de nutrición en tus productos lácteos para determinar si lleva o no azúcar añadida.

¿Qué es la lactosa?

La lactosa se compone de dos moléculas de azúcar diferentes: glucosa y galactosa. Una vez que la lactosa entra en el cuerpo, se descompone en estas moléculas más pequeñas para facilitar la digestión. Este tipo de azúcar la digieren más fácilmente algunos individuos. También puede ser digerida más fácilmente dependiendo del tipo de leche. Algunas personas creen que la lactosa de la leche de cabra se digiere más fácilmente que la de vaca.

Intolerancia

A veces, el azúcar de la leche o lactosa es difícil de digerir para algunas personas. Esta condición se conoce como intolerancia a la lactosa. Los síntomas de esta condición incluyen calambres, distensión abdominal y diarrea. Si tienes dificultad para digerirla, puedes comprar leche con reducción de lactosa o leche sin lactosa. La extracción del azúcar natural de la leche altera el sabor, pero hace posible que los individuos intolerantes a ella puedan beberla.

Cantidad de lactosa

La cantidad de lactosa en la leche depende del tipo que se trae. La leche humana tiene la mayor proporción de lactosa con 7 por ciento. La de vaca le sigue con el 4,7 por ciento. La cantidad en la leche de cabra es menor al 4,1 por ciento. Cuanto más lactosa en la leche, más dulce es el sabor.

Azúcar añadida a la leche

La leche con chocolate y fresa contiene azúcar añadida. La cantidad varía dependiendo tanto del tipo de leche como del fabricante y puede variar de 1 a 3 cucharaditas de azúcar por porción de productos lácteos saborizados. Mezclar tu propia leche saborizada utilizando mezclas proteínicas puede ayudarte a ajustar la cantidad de azúcar y dejarla tan dulce como deseas.

Más galerías de fotos



Escrito por amber canaan | Traducido por mario francia