¿El azúcar se convierte en grasa?

El azúcar, una forma de hidratos de carbono, está disponible rápidamente para ser convertida en energía. Si las calorías de azúcar no se utilizan como energía poco después de que se consumen, se convierten en grasa corporal almacenada por un proceso conocido como la lipogénesis. Una forma de azúcar, en particular, la fructosa, puede ser más peligrosa y susceptible de ser almacenada en forma de grasa corporal que los otros tipos de azúcares, tales como sacarosa o azúcar de mesa.

Nivel alto de azúcar en la sangre conduce a mayor grasa corporal

De acuerdo con National Council on Strength and Fitness, las dos fuentes más comunes de carbohidratos en la dieta estadounidense son el jarabe de maíz de alta fructosa y sacarosa. Estos azúcares refinados, que se agregan a muchos alimentos, carecen de las vitaminas, minerales, proteínas y fibra que se encuentran en los carbohidratos complejos. Estas "calorías vacías" pueden causar que los niveles de azúcar en la sangre se eleven, que a su vez hacen que los niveles de insulina se eleven. La insulina es una hormona segregada por el cuerpo que ayuda a regular los niveles de azúcar en la sangre. Si el azúcar no se utiliza de forma rápida para la energía, la insulina la elimina de la sangre, y se convierte entonces en triglicéridos en el hígado. Estos triglicéridos se pueden almacenar como grasa corporal.

Reduce el azúcar, no la grasa

El Dr. Scott Olson, un médico naturópata, señala que hay una gran confusión acerca de si se debe reducir las grasas y el azúcar de la dieta para bajar de peso. Según Olson, hay grasas buenas y grasas malas, pero "no hay realmente azúcar buena que se puede comer". Esto es porque el azúcar se convierte rápidamente en grasa dentro del cuerpo. Olsen dice que esto es debido a que el cuerpo prefiere no malgastar energía. Por lo tanto, cuando se consumen grandes cantidades de azúcar en una sola sesión, la solución es que el cuerpo lo guarde para más tarde. Las dietas bajas en azúcar pueden ser eficaces para controlar el peso y la salud.

Mantén la fruta, deja el azúcar procesada

Según la nutricionista Dr. Jonny Bowden, la fructosa se ​​convierte en grasa más rápidamente que cualquier otro tipo de azúcar. La fructosa es el azúcar que se encuentra en las frutas, a menudo extraída y procesada en el jarabe de maíz de alta fructosa. La fruta, sin embargo, contiene niveles relativamente bajos de fructosa en comparación con los alimentos con azúcar procesado. Además, son los alimentos integrales que contienen fibra y nutrientes. Por lo tanto, la fruta no tiene que ser eliminada de la dieta, aunque los que tienen problemas con el aumento de peso o la resistencia a la insulina puede que deseen limitar su consumo de fruta.

El azúcar puede obstruir las arterias

El experto en obesidad Robert Lustig de University of California, San Francisco, sostiene que el azúcar es un veneno que tiene una alta propensión a ser almacenada como grasa corporal. Lustig sostiene que no todos los tipos de calorías actúan de la misma manera una vez dentro del cuerpo. La fructosa no se metaboliza de la misma manera como otros alimentos y es mucho más probable que se almacene como grasa en el hígado. El médico señala que en lo que respecta a la salud, el azúcar es peor que la grasa y puede tener los mismos efectos que obstruyen las arterias. También dice que el consumo de la fruta está bien, ya que también contiene fibra, que bloquea parcialmente una parte de sus carbohidratos de ser absorbidos. De todos los azúcares, las formas procesadas de fructosa, como el jarabe de maíz alto en fructosa, son los peores, según Lustig.

Más galerías de fotos



Escrito por clay mcnight | Traducido por daniela laura arjones