El ayuno y la diabetes

Muchas personas ayunan por razones espirituales y por razones de salud. La diabetes generalmente requiere que seas cuidadoso al consumir alimentos, dejando pasar un lapso de tiempo adecuado para estabilizar tu azúcar en la sangre, así que el ayuno debe hacerse con precaución y con el consejo de tu doctor o dietista. Aun así, las personas con diabetes rutinariamente ayunan para hacerse pruebas de diagnóstico, y hay evidencia de que varias formas de ayuno pueden ayudar a una persona diabética a controlar su condición de manera segura.

Ayunar

Al principio del siglo X X, los médicos rutinariamente usaban el ayuno para literalmente matar de hambre la diabetes de los pacientes. Los pacientes, entonces, eran admitidos en el hospital y sometidos a una restricción extrema de calorías hasta que los doctores ya no pudieran detectar ni un rastro de azúcar en la orina. La práctica continuó por unos cuantos años antes del descubrimiento de la insulina y décadas más antes de que más propuestas con base en las evidencias se convirtieran en la práctica general para el tratamiento de pacientes diabéticos. Aun así la profesión médica ha llegado a entender el valor del ayuno por sus muchos beneficios para la salud, algunos de los cuales se aplican a los diabéticos. Dos investigadores cardiorespiratorios publicaron en el Nutrition Journal que ayunar tiene efectos favorables en la presión sanguínea, los lípidos como el colesterol y los triglicéridos, y la sensibilidad a la insulina, por ejemplo.

Métodos

Las investigaciones han examinado los efectos del ayuno en días alternados y la restricción de calorías en las personas con diabetes. En un caso de restricción severas de calorías, los investigadores médicos de la University of Pittsburgh demostraron que un solo programa de siete periodos de consumos muy bajos en calorías produjeron mejoras substanciales en el metabolismo de un grupo de personas con diabetes tipo 2. Los participantes pasaron una semana consumiendo 800 calorías diarias a dos meses de 400 calorías diarias y de vuelta a sus hábitos regulares, antes de una semana final consumiendo 800 calorías al día. Los autores del reporte del Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism dijeron que la primer semana produjo más del 50 por ciento de los resultados: mejora de la producción de glucosa del hígado y mejora en la secreción de insulina y la sensitividad. Aun más, las personas que practican el ayuno un día sí y un día no, tienen una incidencia más baja de padecer diabetes, de acuerdo a los investigadores en la University of California, Berkeley.

Control de peso

De acuerdo con el National Diabetes Información Clearinghouse, más del 80 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 tienen sobrepeso o son obesas. Perder peso y controlarlo son partes importantes de las metas en el tratamiento de muchos diabéticos. Hacerlo ayuda a mejorar algunas de las características de la enfermedad y baja el riesgo de sufrir complicaciones relacionadas con el corazón. Los mismos investigadores de Berkeley escribieron en el Journal of Lipids Research que ayunar en días alternados funciona bien como ayuda para perder peso porque es más fácil apegarse a eso que a la restricción de calorías extremas diarias. Pero aun mejor que eso, en una investigación con animales, se vio que esta clase de ayuno también encoge las células grasas y mejora los mecanismos del cuerpo para deshacer las grasa.

Precauciones

Debido a que algunos medicamentos para la diabetes, tanto orales como en inyecciones, son tomadas con los alimentos, necesitas ser cuidadoso con el ayuno y hacer que tu médico de aconseje sobre los métodos más seguros para ayunar. La educadora certificada en diabetes Nina Watson escribió en Diabetes Forecast que cuando ayunas para un procedimiento debes de evitar los medicamentos orales hasta que estás listo para comer de nuevo. Si tomas Metformin y tu procedimiento incluye una inyección, debes de evitar tomar Metformin al menos 48 horas después de la prueba. Cualquier insulina que tomes con los alimentos sólo debe ser tomada cuando comes de nuevo, reportó Watson. Además, ayunar se asocia con serias consecuencias para algunos diabéticos como la hipoglucemia, la cetoacidosis diabética y la deshidratación. Las mujeres embarazadas no deben ayunar.

Más galerías de fotos



Escrito por angela ogunjimi | Traducido por maria del rocio canales