Cómo ayudar a las personas mayores en sus actividades diarias

A medida que una persona envejece, las actividades diarias se vuelven más difíciles de hacer por la pérdida de masa muscular, la disminución cognitiva y otras condiciones médicas. Aunque mantener la independencia es importante para ellos, llegará el tiempo en que necesiten ayuda para terminar actividades específicas. Ya sea que estás cuidando a un miembro de tu familia, un amigo o un vecino, trata de animar a la persona a mantener cierto nivel de independencia si es adecuado.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Ayúdale con su higiene básica, mientras mantienes la dignidad de tu amigo o familiar mayor. Bañarse o vestirse puede ser difícil de hacer por sí solo. No asumas que necesitas ayudarlo a desvestirse, bañarlo y vestirlo nuevamente. Pregunta en qué puedes ayudar o qué artefacto haría las cosas más sencillas. Instala accesorios como agarraderas para la regadera o tapetes antideslizantes. Busca organizadores para el baño para poner cosas como el shampú y el jabón para que pueda alcanzarlos de manera más sencilla. Si el uso de sus extremidades es limitado por un infarto o por alguna otra enfermedad, pregúntale si puedes ayudarle a lavar esas áreas que no puede alcanzar. Compra una silla para la regadera si estar de pie se le dificulta. Busca dispositivos de ayuda diseñados para ayudarle a vestir.

  2. Dale seguimiento al tratamiento médico y a las medicinas que toma. Ten un calendario con las citas médicas enlistadas para que la persona pueda verlos. Mantén una lista de citas para ti, para asegurarte de que está asistiendo a todas sus citas. Ofrécete a llevarlo y acompañarlo a todas la citas. Ordena el medicamento en un organizador de pastillas. Llena los compartimientos a principio de semana, para que tu familiar sepa cuándo y cómo tomar sus medicinas. Tomar demasiado o muy poco medicamento puede llevarlo a complicaciones médicas. Si es necesario, dale las pastillas para asegurarte de que se está tomando lo que necesita. Guarda copias de los documentos del seguro y la información de contacto de su doctor para que estén a la mano.

  3. Ofrécele ayuda con las comidas. Cocinar puede ser difícil o inseguro para una persona mayor. Considera tomar uno o dos días a la semana para cocinar y dejarle comida preparada. Guárdala en recipientes como para una porción con tapas que se abran fácilmente y congela. Todo lo que la persona necesitará hacer es calentar y comer. Si la coordinación motora fina está deteriorada, busca recipientes más grandes para que los pueda sostener sin dificultad. Reemplaza la vajilla pesada con una más ligera.

  4. Motívalo a hacer ejercicio. El ejercicio regular a cualquier edad es importante para mantener la fuerza muscular y la salud en general. Aún si es solamente una caminata corta para recoger el correo o un poco de jardinería en casa, motiva a la persona a levantarse y a moverse tanto como sea capaz.

  5. Toma una clase en la universidad local o el centro estatal para saber cómo ayudar a familiares o amigos mayores. Estas clases van más allá del proceso de envejecimiento, y te enseñan cuidados básicos y cómo identificar problemas. Esta clase además te ayudará a conocer los recursos locales.

Más galerías de fotos



Escrito por deborah lundin | Traducido por esteban arenas