Ayudar a los padres con el recién nacido

Un amigo cercano o un miembro de la familia tiene un bebé y te estás preguntando qué hacer. Sus vidas se ven abrumadas por el cambio de pañales y los cólicos, falta de sueño y el cuidado constante. Una mano amiga de un amigo o vecino le ayudará a construir la comunidad y una ayuda para los nuevos padres. Sé cortés y llama primero, a continuación, lleva la comida, la comodidad o el regalo del tiempo, para ayudar a los padres a manejar la vida con un recién nacido.

Llevar alimentos

Llevar una comida a una nueva familia es un gesto clásico y con buena razón. De acuerdo con KidsHealth, los recién nacidos deben ser alimentados entre ocho y 12 veces al día. Las sesiones de alimentación pueden durar desde unos pocos minutos hasta más tiempo. Los tropiezos y el ensayo y error son comunes para los padres y el niño. Con tanto enfoque en la alimentación de un recién nacido, los padres puede que no hayan pensado en cómo alimentar al resto de la familia. Encontrar el tiempo para llegar a la tienda de productos frescos podría ser imposible en el horario de un recién nacido. Llama con anticipación para avisar a la familia que vienes, y para preguntar sobre las preferencias alimentarias y las alergias. A continuación, llega a una hora predeterminada con una comida en la mano.

Traer comodidad

Llévale un regalo al bebé. Los bebés recién nacidos pueden necesitar varios cambios de ropa al día. Empaca una cesta de bienvenida con ropa, un chupete extra y una manta acogedora. Puedes agregar algunos artículos de uso personal para los padres también. Un acogedor par de calcetines mantendrá sus pies calientes durante los despertares de media noche. Los libros son geniales si ella es una lectora, pero puede que no tenga la concentración aún. Lleva revistas para que las lea durante las largas sesiones al amamantar al bebé.

Ofrécete para cuidar a los niños

Los nuevos padres puede que no piensen en salir una noche por la ciudad aún. Ofrécete para cuidar al bebé mientras que la nueva mamá toma una siesta o corre a la tienda por unos pocos elementos. Ofrécete para andar por ahí con un recién nacido quisquilloso, mientras ella se ducha. Un par de manos extra puede hacer una gran diferencia para los padres de los recién nacidos. Esto podría permitirles que se sienten y coman una comida, con las dos manos.

Limpiar la casa

El cuidado integral del bebé y el sueño disperso pueden causar estragos en un horario de limpieza de la casa. Los nuevos padres pueden estar demasiado ocupados tratando de mantener suficientes botellas limpias para la alimentación del día siguiente. Ofrece tu ayuda para cortar el césped, lavar algo de ropa o fregar el suelo. Los certificados de regalo para un servicio de limpieza confiable son excelentes regalos para los padres de los recién nacidos.

Más galerías de fotos



Escrito por alice drinkworth | Traducido por enrique pereira vivas