Cómo pueden ayudar padres y maestros a niños con estrés post traumático en la escuela

El sitio web del Departamento de Asuntos de Veteranos de Estados Unidos enlista los accidentes de auto, los desastres naturales, una muerte súbita en la familia, experimentar violencia o abuso, presenciar violencia y otros eventos fuera de lo común como potencialmente traumáticos. Muchos niños sanarán sus traumas sin ayuda profesional, pero cerca de un 6 por ciento de los niños y un 15 por ciento de las niñas no podrán recuperar su balance de manera espontánea sin terapia; estos niños pueden ser diagnosticados con un transtorno de estrés post traumático. Los maestros y padres pueden ayudarle a reducir el efecto del trauma.

Cómo el TEPT afecta a los niños en la escuela

Después de un evento traumático, muchos niños tendrán síntomas de trauma, pero cuando los niños comparten sus experiencias en un ambiente de apoyo, generalmente regresan a la normalidad. Cuando se sobrepasa la habilidad del niño para enfrentarlo, puede ser incapaz de sentarse y concentrarse en la clase o de leer material, puede estar asustado de la gente y de ciertos lugares, colores o sonidos puede desencadenar recuerdos y puede quedarse mirando hacia el espacio, entre muchos síntomas. Si tu hijo está teniendo problemas para volver a su funcionamiento normal, pide una cita con la administración del colegio, el consejero o psicólogo y la maestra de tu hijo para planear como ayudarle a manejar su día de escuela de la mejor manera posible.

La importancia de la escuela para los niños traumatizados

De acuerdo a un artículo publicado en Enero de 2012 en la página web del Centro Nacional para la Información Biotecnológica, muchos niños traumatizados se alejan de otras personas y de actividades que solían hacer. Una parte importante de la curación, involucra el mantener la rutina diaria que tenían antes del evento traumático y convivir con amigos y con su comunidad. La previsibilidad de la jornada escolar y el entorno social del salón son fuentes importantes para los niños traumatizados.

En el salón

Los padres necesitan entender que la incapacidad del niño de concentrarse o de participar en clase es porque el niño se siente abrumado y no porque necesita disciplina. De acuerdo a un artículo publicado en 2012 en "School Psychology Quarterly" (Escuela de Psicología Publicación trimestral), muchos maestros se sienten inseguros de su habilidad para tratar con alumnos que pasaron por un trauma, pero pueden tomar algunos simples pasos. Por ejemplo, los maestros pueden establecer una regla en donde si el niño necesita un tiempo fuera, puede poner su cabeza en el escritorio, dibujar callado en su pupitre o sentarse cerca del maestro. Eso le puede dar sensación de seguridad sin llamar la atención de otros estudiantes. Al mismo tiempo, es importante esperar que el niño retome gradualmente el trabajo en clase y cumplir con el comportamiento adecuado en el aula.

Lo que los padres pueden hacer

La página web para la Red Nacional para el Estrés Traumático Infantil enlista las respuestas más comunes a eventos traumáticos y da ejemplos de cómo reaccionar frente a ellos. Por ejemplo, puedes explicarle a tu hijo lo que le pasó de una manera que pueda entender y dejarle saber que no fue su culpa. Enséñale esto también al profesor de tu hijo. En un artículo publicado en Febrero de 2010 en la revista, "Professional Psychology: Research and Practice" (Psicología profesional: Investigación y práctica), los investigadores reportaron que la angustia de los niños aumenta cuando sus padres también están estresados. Por esto, tienes que cuidarte también.

Más galerías de fotos



Escrito por sheri oz | Traducido por esteban arenas