Ayudar a los niños a salir de su caparazón

Los niños por naturaleza tienen diferentes personalidades y algunos son más tímidos que otros. Aunque la timidez puede ser percibida como debilidad, también puede ser una fortaleza. De acuerdo con AskDrSears.com, muchos niños tímidos tienen un firme concepto de ellos mismos y paz interior, y la timidez muchas veces es una manera de proteger esa paz. En ocasiones, sin embargo, la timidez puede interferir con las habilidades sociales de los niños, por lo que sólo tienen muy pocos amigos y se sienten excluidos de los grupos. Cuando se trata de ayudar a los niños a salir de su caparazón, existen cosas que los padres pueden hacer para se sean menos reservados.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Instrucciones

  1. Enséñale a tu hijo que no hay nada malo con ser reservado. No sientas la necesidad de comunicar a todos que tu hijo es tímido, evita etiquetarlo como tal cuando hables con alguien o con tu hijo mismo. Dile que está bien ser reservado, pero que, a veces, es útil abrirse para hacer nuevos amigos y divertirse en juegos grupales.

  2. Organiza citas de juego. Ayúdalo a salir de su caparazón organizando citas de juego con las que se sienta cómodo. Comienza con una breve cita, por ejemplo, con un solo niño que le agrade para que no se sienta abrumado. Después, cuando se sienta cómodo en ese tipo de cita, invita poco a poco dos o tres niños más; organiza las citas de juego primero en tu casa, donde tu hijo ya se siente cómodo. La clave es no abrumarlo, sino hacer que socialice gradualmente con otros.

  3. Apoya a tu hijo tímido. Anímalo a jugar con los otros niños durante la cita de juego o reunión social bajo sus términos. No lo presiones para jugar si no está listo, pues sólo lo volverás más cohibido. Mejor, incítalo a socializar pero sin insistir mucho.

  4. Habla con tu hijo con frecuencia sobre sus miedos y sentimientos en situaciones sociales. Evita criticarlo por ser tímido, permite que te diga por qué es así y concuerda con él; dale sugerencias para que salga de su caparazón, como empezar poco a poco al pedirle a un amigo en el que confíe que juegue con él en el patio, o a otro amigo que se siente en su mesa para almorzar.

  5. Habla de los compromisos sociales o próximas actividades con tu hijo con antelación. Si hay un baile escolar en una semana, habla sobre ello con anticipación para ayudarlo a prepararse para lo que se aproxima. Haz la conversación animada e interesante para tu hijo y dile qué tipo de cosas puede esperar del baile, como el DJ y la comida.

  6. Incita a tu hijo a realizar algo nuevo para involucrarse en actividades grupales. Sugiérele que se una al club de arte en la escuela o tome clases de baile después de la misma; mientras que forzar a tu hijo a realizar algo en lo que no se siente cómodo puede causar que se retraiga más, es importante que tampoco lo sobreprotejas. Ser parte de un grupo que realiza una actividad que disfrute puede ayudarlo a tener más confianza.

  7. Da un buen ejemplo. Si por naturaleza eres introvertido o tímido, tu hijo lo verá e imitará tus acciones; sal de tu propio caparazón un poco para demostrarle a tu hijo que es bueno ser sociable y hacer nuevos amigos, incluso aunque parezca aterrador.

Más galerías de fotos



Escrito por kimbry parker | Traducido por diana i. almeida