Cómo ayudar a los niños a dormirse más rápido

Escrito por rose erickson | Traducido por mariajose mansilla
Incorpora libros en la rutina de la hora de acostarse.

Según el sitio web KidsHealth, los niños en edad escolar necesitan aproximadamente entre nueve y 10 horas de sueño durante la noche. Desafortunadamente, dormir no resulta fácil para todos los niños. Malos hábitos de sueño pueden hacer algo más que provocar conflictos entre la familia. La falta de sueño puede causar irritabilidad, desorientación, cambios en la postura y reducir el nivel de energía de tu hijo. Por suerte, hay muchas maneras de evitar estos efectos secundarios y ayudar a tu hijo a dormirse más fácil en la noche.

Dale de comer a tu hijo bocadillos que contengan el aminoácido triptófano antes de dormir. El sitio web AskDrSears explica que el triptófano ayuda al organismo a producir el químico que induce el sueño, llamada serotonina. Los alimentos que contienen triptófano son los productos lácteos, granos integrales, carne de ave, arroz, huevos y semillas de girasol.

Saca la televisión de la habitación de tu hijo. Según el sitio web MedlinePlus, la televisión estimula al cerebro, lo que hace que sea más difícil tener sueño.

Mantén una rutina predecible y relajante. Se sugiere incorporar a la rutina baños de tina, cepillar sus dientes, cantarle canciones de cuna y leerle libros.

Mantén su habitación lo más silenciosa posible. Si no puedes evitar el ruido externo, MedlinePlus recomienda usar una máquina de sonidos o música para bloquear el ruido.

Consejo

La hora de dormir puede ser difícil si el niño no está cansado. Relaja a tu hijo todas las noches, evitando estímulos como la televisión o actividad física próxima a la hora de dormir. Se sugiere acortar las siestas para que tenga más sueño en la noche. O puedes intentar hacerlo dormir temprano en la noche. Modifica la hora de dormir poco a poco, acostando a tu hijo solo unos minutos más temprano cada noche, hasta que logres llegar al horario de dormir que deseas.

Advertencias

El sitio web AskDrSears advierte que los niños deben mantenerse alejados de las bebidas con cafeína, ya que es un estimulante que acelera el sistema nervioso central y aumenta la cantidad de adrenalina en la sangre. Puede permanecer en el sistema por hasta seis horas, provocando que los niños estén activos a la hora de dormir. Limita la ingesta de cafeína de tu hijo a menos de 50 miligramos por día, lo que sería solo un refresco de 12 onzas.