Cómo ayudar a niños con discapacidades físicas y mentales

Escrito por linda ray | Traducido por natalia pérez
Conviértete en defensor de tu hijo discapacitado.

Las lesiones cerebrales y las malformaciones congénitas que causan tanto los impedimentos mentales como los físicos se producen por una amplia variedad de razones. Según los Institutes for the Achievement of Human Potential, lesiones cerebrales pueden ocurrir durante el embarazo o durante un parto difícil. Los bebés que nacen antes de tiempo a menudo desarrollan discapacidades físicas y mentales, mientras que los accidentes y las enfermedades también pueden causar defectos mentales y físicos en los niños. Como resultado, los niños que viven con discapacidades físicas y mentales necesitan ayuda adicional al experimentar el mundo.

Sigue el desarrollo de tu bebé de cerca durante los primeros años para evaluar los retrasos del desarrollo. Conoces a tu hijo mejor que el pediatra, por lo que si sospechas de un retraso, sé el abogado del niño para que pueda proporcionar un tratamiento o intervención precoz en caso necesario. Según el National Center for Infants, Toddlers, and Families, los padres deben presionar para conseguir un diagnóstico si sospechan que hay problemas y no tener miedo de estar en desacuerdo con los profesionales médicos.

Exige el tratamiento médico, psicológico y social adecuado que tu hijo necesita. Puedes ayudar mejor a tu hijo asegurándote de que recibes el tratamiento adecuado y tu familia recibe los servicios y asistencia apropiados para hacer frente a la situación. Asegúrate de que tu hijo recibe el tratamiento más útil disponible.

Informa a tus otros hijos y miembros de la familia acerca de los detalles de la condición de tu hijo. Proporciónales folletos informativos y libros sobre el trastorno. Según Psych Central, armar a los niños con información les ayudará a aceptar a un hermano con discapacidad con más facilidad, y a encontrar formas creativas de relacionarse con ellos.

Enseña a tu hijo discapacitado en pequeños incrementos. De acuerdo con el California Childcare Health Program, los niños con discapacidades mentales y físicas son capaces de aprender, pero por lo general requieren más tiempo que otros niños. Sé muy claro en tus instrucciones. Proporciona elogios por cada logro y dales las herramientas necesarias para tener éxito.

Arregla tu casa y zona de juegos de tu hijo para que le sea más fácil moverse. Quita cualquier mueble que pueda hacerle caer, y crea un espacio en el que pueda moverse libremente sin temor a accidentes o lesiones.

Consejo

Establece un horario que le proporcione a tu hijo suficiente tiempo para completar los proyectos y participar en los planes de tratamiento en curso. Deja suficiente tiempo en tu horario para atender tus propias necesidades y para que tu hijo complete las tareas diarias, como comer, bañarse y vestirse, lo que podría tomar más tiempo de lo que les lleva a tus otros hijos. Esto reducirá el estrés para ti y para el niño.

Advertencias

Según la American Academy of Child and Adolescent Psychiatry, los niños con discapacidades mentales pueden presentar desafíos de comportamiento para los padres y cuidadores. Asegúrate de que tu hijo esté en contacto con un psiquiatra, quien puede prescribir los medicamentos necesarios para aliviar las conductas extremas que podrían ser perjudiciales para tu hijo.