¿Cómo ayudar a mi hijo que es travesti?

Cuando descubres a tu hijo vestido de mujer, con falda, medias, tacones e incluso bragas, la experiencia puede aturdirte. Podrías pensar que al ser un travesti, tu hijo posiblemente tenga un problema mental o una perversión sexual. El travestismo empieza en los niños cuando son jóvenes y, a pesar de lo raro que pudiese parecer, es un comportamiento totalmente normal. Es muy difícil detener el placer de alguien que se viste de mujer si lo ha estado haciendo por mucho tiempo. Sin embargo, puedes ayudarle a tu hijo dándole el apoyo que necesita de sus padres.

Nivel de dificultad:
Moderada

Instrucciones

  1. Entiende que el que tu hijo sea un travesti no lo convierte en un pervertido, un enfermo mental o un homosexual. El vestirse de mujer puede ser de alguna forma excitante para los adolescentes, pero esto no es anormal.

  2. Considera la edad de tu hijo antes de responder a tu travestismo. Antes de los seis años, los niños piensan que el género puede cambiarse, así que quizás se vista de mujer para reflejar esto. Los niños jóvenes también pueden disfrutar el disfrazarse o jugar a ser del sexo opuesto. Esta conducta suele desaparecer con el tiempo.

  3. Observa los signos que pudiesen incitar a tu hijo a vestirse de mujer cuando aún está en la primaria. Por ejemplo, si tu hijo dice que quisiera ser del otro sexo o que odia ser varón, quizás empiece a vestirse de mujer. Los niños que siempre quieren jugar con juguetes que son considerados para niñas o que suelen dibujar imágenes del sexo opuesto también podrían estar interesados en el travestismo. Si detectas estas señales, considera hablar con tu hijo sobre sus sentimientos.

  4. Asegúrate de que hijo tenga un ejemplo masculino, como su padre o su abuelo, así como amigos varones, para que aprenda lo que es ser un varón. Sin embargo, no impidas la interacción con mujeres.

  5. Evita ponerle apodos o castigar a tu hijo por vestirse de mujer. Esto solamente lo alejará y hará que sea más reservado sobre este comportamiento.

  6. Sugiérele a tu hijo que se vista de mujer en privado, especialmente si los otros niños de su escuela se burlan de él.

  7. Pide a tu hijo que compre sus propias prendas para vestirse en lugar de usar las de otros miembros femeninos de la casa. Si tu hijo es joven, dale ropa de ambos géneros para animarlo a explorar y usar su imaginación.

  8. Asegúrale a tu hijo que lo amas sin importar que sea un travesti. Dile que te gustaría hablar con él sobre ello para poder entenderlo mejor.

  9. Haz una cita con tu médico o terapista familiar si el travestismo de tu hijo le provoca estrés o infelicidad.

Consejos y advertencias

  • Si tu hijo no quiere dejar de vestirse de mujer, tendrás que aceptar su elección. Él necesita todo el amor y el apoyo posibles, sin importar su comportamiento.

Más galerías de fotos



Escrito por melissa king | Traducido por eduardo moguel