Cómo ayudar a que tu hijo duerma en la guardería

Escrito por drea christopher | Traducido por elizabeth funes
Ayuda a los niños a reducir la ansiedad por separación para que puedan dormir profundamente en la guardería.

Los bebés y los niños pequeños que pasan tiempo en un centro de cuidado infantil pueden sentir preocupación o tristeza cuando están separados de sus padres. A pesar de que la ansiedad por la separación eventualmente desaparece cuando los niños se acostumbran a los nuevos alojamientos y cuidadores, el período de la siesta aún puede resultar difícil, ya que los niños que padecen inseguridad pueden necesitar el consuelo de sus padres para ir a dormir. Si tu hijo se resiste a tomar siestas en la guardería sin ti, utiliza técnicas transitorias para ponerlo lo suficientemente a gusto como para que pueda dormir.

Haz que tu hijo tenga un horario de siesta que se corresponda con la hora en la que va a tomar su siesta en la guardería. Por ejemplo, si lo acostumbras a dormir la siesta a la 1:00 pm, se sentirá somnoliento a la 1:00 pm, cuando es el momento de la siesta en la guardería. Family Education sugiere asegurar que tu hijo duerma lo suficiente durante varios días antes del cambio a la guardería para que no se agote ni esté más emotivo e inseguro.

Guía a tu hijo gradualmente hasta que tu hijo tome la siesta en la guardería. Disney Family’s iParenting informa que lo mejor es evitar la siesta los primeros días de guardería. El sitio aconseja hacer visitas de una hora durante dos días, luego dejar que el niño se asista solo antes de implementar la siesta. iParenting recomienda incrementar lentamente el tiempo en la guardería hasta que se sienta lo suficientemente cómodo como para quedarse dormido.

Pregunta si la asistente puede ayudar a tu hijo si tiene problemas para dormir. La University of California Riverside Human Resources recomienda que un cuidador esté cerca de tu niño hasta que se calme y se duerma.

Enséñale al cuidador la jerga que utilizas para la siesta, la merienda y el baño, así tu hijo se sentirá más cómodo en su nuevo lugar. Provider-Parent Partnerships of Purdue University sugiere hablar sobre las técnicas que usas para calmar a tu hijo antes de la siesta, como un suave masaje en la espalda o una canción de cuna especial, así el cuidador puede implementarlas y relajar a tu bebé.

Deja que tu hijo lleve un objeto familiar a la guardería para facilitar la siesta. La revista Parents recomienda llevar un animal de peluche, una manta o un suéter de los padres que el niño pueda abrazar hasta quedarse dormido.

Consejo

Propón actividades tranquilas que tu hijo pueda realizar si no puede dormirse mientras los demás niños descansan. Pregunta si tu niño puede ver libros o escuchar música con auriculares, lo que le permitirá quedarse tranquilo sin molestar a los demás. Incluso puede agarrarle sueño y dormirse sin tener que persuadirlo.

Advertencias

Discute la situación con el personal si tu hijo sigue teniendo muchos problemas para asistir a la guardería durante varias semanas. La University of Minnesota Extension dice que puedes haber elegido un centro que no se adecúa a la personalidad de tu hijo y podría ser beneficioso considerar otras opciones.