Cómo ayudar a tu hijo adolescente con nostalgia del hogar

Estar lejos de casa probablemente sonaba muy bien para tu hijo adolescente, hasta que se dio cuenta de que en realidad siente nostalgia. O tal vez estás al lado en el viaje y los dos están pasando tiempo lejos de su entorno familiar debido a un divorcio o un cambio en su situación laboral. Cualquiera sea el caso, ayudar a un adolescente a lidiar con la nostalgia puede ser difícil, especialmente si él no está realmente abierto a hablar de ello.

Nivel de dificultad:
Moderado

Instrucciones

  1. Inicia una conversación sobre las razones detrás de la nostalgia. Pregúntale lo que realmente echa de menos y si hay algo que puedas hacer para ayudarlo a aliviar la nostalgia. Si la distancia es temporal, recuérdale eso. Si el traslado es permanente, habla de las cosas positivas que vienen con él, las cuales podrían no ser tan obvias para tu hijo como lo son para ti.

  2. Averigua maneras para que él se mantenga en contacto, no sólo contigo, sino también con los amigos. Asegúrate de que tenga acceso regular a una computadora o tablet para que pueda enviar, llamar o chatear en cualquier momento que eche de menos su casa. Consíguele una tarjeta de teléfono para llamadas de larga distancia (o desbloquéalas de su teléfono celular) para que pueda llamar a casa y decir hola cada vez que le dé la gana.

  3. Anímalo a explorar mucho más su nuevo entorno. En lugar de centrarse en lo que echa de menos de su casa, dile que descubra las cosas positivas de su nuevo entorno. Tal vez necesita encontrar una cafetería preferida o el bar de helados para reemplazar a los de casa. O tal vez descubra que el lugar tiene buenos sitios que la casa no ofrecía.

  4. Envía un paquete de atención a tu hijo si está lejos de casa, pero tú no. Si tu hijo se encuentra en su primer año en la universidad o simplemente se halla alejado para el verano, un paquete de atención le ayudará a conectar con los recuerdos de su casa anterior. No hay elementos específicos que necesites incluir en un paquete de atención para que sea genial; sólo tienes que añadir cosas que piensas que podrían estar faltando. Para algunos adolescentes, esto podría ser algo tan simple como galletas caseras envasadas ​​en un recipiente de plástico o un aperitivo que no puede encontrar en su nuevo lugar. Para otros, podrían ser entradas de cine o cupones o toneladas de calcetines extra limpios.

  5. Arma una nueva rutina tan pronto como sea posible. Si tu hijo acostumbraba a participar en un equipo de béisbol en casa, busca actividades similares en donde estás. Él podría no estar demasiado entusiasmado al principio (ya que echará de menos sus antiguos compañeros de equipo) pero le dará opciones una vez que esté listo para empezar de nuevo. Cuanto más pronto lo ayudes a reconstruir su rutina, más pronto se sentirá menos "extraño", y aprenderá a lidiar mejor con la nostalgia.

Más galerías de fotos



Escrito por tammy dray | Traducido por daniela laura arjones