Cómo ayudar a tu hijo a tener una actitud positiva

El poder de una actitud positiva es un activo invaluable para el desarrollo de tu hijo. El estado de ánimo que él emplea habitualmente para acercarse al mundo determinará las consecuencias en su vida. Los niños que aprenden a mantener una actitud positiva se convierten en adultos seguros y capaces, dispuestos a prevalecer sobre cualquier desafío que la vida pueda presentar. Puedes nutrir el desarrollo de una actitud mental positiva a tu hijo tomando medidas que le animen a buscar una oportunidad en toda circunstancia.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Instrucciones

  1. Anima a tu hijo a tomar nota de las cosas que van bien en su vida. Periódicamente, invítalo a describir lo que siente que ha sido la mejor parte de un día o una semana. Sigue sus respuestas con preguntas que requieren respuestas explicativas, para que revivan plenamente la experiencia en su mente.

  2. Exhibe una actitud optimista. El entrenador de manejo de la ira Dr. Tony Fiore afirma: "Como padre, tu propio estilo de pensamiento está siempre mostrándose y tus hijos están escuchando con atención". Los niños aprenden menos de lo que dices que de lo que eres. Tu manera de percibir el mundo tendrá un impacto significativo en cómo tu niño aprende a interpretar los acontecimientos de su vida.

  3. Anima a tu hijo a comentar sobre los temas con la edad y el contexto apropiado que discutes con los demás. Deja una abertura de vez en cuando a tu hijo para comunicar tus ideas sobre temas que afectan a ambos como familia. Al mostrar consideración por las cosas que tu hijo tiene que decir, das poder para expresar sus pensamientos auténticamente con los demás. La trabajadora social Carolyn Simmons afirma: "Si cultivas tu relación con tu hijo al escucharlo hablar, ayudas a mantener las líneas de comunicación abiertas entre ambos. Tu hijo se sentirá querido y especial".

Más galerías de fotos



Escrito por harold e. sconiers | Traducido por daniela laura arjones